13 marzo 2007

Más allá de polémicas: 'Malena'


"Yo tenía 13 años. Un día, a fines de la primavera de 1941, la vi por primera vez..."
Renato Amoroso

Hoy, sentado en un restaurante, observé entrar al mismo a una hermosa mujer. Venía acompañada de su pareja; ambos recorrieron prácticamente todo el lugar en busca de la mesa asignada y no pude evitar seguirla con la mirada pues su presencia era en verdad magnética. En un descuido que tuve, volteé a ver a los demás comensales y puedo asegurarles que la gran mayoría la estaba observando…

Digamos que este es uno de los principios básicos de la película de Tornatore. Malena de alguna forma está realizada para el lucimiento de su actriz protagónica, Mónica Bellucci, quien al pasearse por la plaza principal del pueblo de Castelcuto en Sicilia, despierta envidia de mujeres y el deseo de hombres. Toda la historia es seguida y narrada a los espectadores, por un niño de 13 años: Renato Amoroso, quien experimentará –al conocer a Malena-, un proceso de madurez y terminará enamorándose platónicamente de la mujer de la que todos hablan.

El director italiano Giussepe Tornatore partió de la adaptación de un cuento corto escrito por el guionista Luciano Vincenzoni. Vincenzoni (quién escribiera algunos guiones para Sergio Leone) concibió esta historia en base a sus recuerdos de una mujer que altera (con su presencia y estilo de vida) totalmente a un pueblo italiano durante la Segunda Guerra Mundial.

¿Por qué revisitar Malena? A manera de preámbulo les cuento que derivado de comentarios intercambiados hace ya algunos meses con Francisco Peña, le sostuve que Malena no terminaba de gustarme. No era una cinta que yo recordara especialmente o que incluso, tuviese el deseo de tenerla dentro de mi colección. En esas conversaciones, le comentaba a Paco que no sabía exactamente qué era lo que no me gustaba de la cinta. En una respuesta posterior, mi interlocutor me hizo un comentario que me produjo el efecto inverso por el que supongo Peña me lo había efectuado, diciéndome algo parecido a “bueno…no todo el mundo va por la vida justificando porqué le gusta ó no, algo…” Fue entonces cuando tuve la necesidad de indagar el porqué de mi (aparentemente) injustificada percepción de la película.

Volví a verla dos veces más a partir del intercambio de ideas con Paco Peña. La primera de ellas, como un simple espectador que sólo sigue el desarrollo de la cinta, con la inocencia e intención de creer lo que se observa en la pantalla. Pero en la segunda vista puse especial atención a los aspectos técnicos y de realización de la misma, digamos que, con cierto sentido crítico.

Como tal, el resultado que encontré fue interesante: Malena, como simple espectador, es una ‘buena película’ (así, como se dice comúnmente cuando salimos del cine), Mónica Bellucci es impresionantemente bella (con cabello negro o rojizo), la trama es a ratos divertida y en otros angustiante, pero no es una cinta que sienta el deseo de volver a ver una y otra vez, como me ocurre con muchas otras.

Como espectador, me gustó la música de Ennio Morricone, me agradó bastante la actuación del adolescente que hizo de Renato Amoroso (Giuseppe Sulfaro), me disgustó sobremanera el episodio del casi linchamiento de Malena por las mujeres del pueblo (lo sufrí, en pocas palabras), me cayeron mal los familiares de Renato y no soporté tanto recreamiento de las fantasías de Renato con Malena, disfruté los paisajes y tomas panorámicas del pueblo de Castelcuto y me molestó la nula cercanía de Renato con Malena durante toda la cinta.
2


Pero con ojo crítico fue otro el resultado:

Malena muestra a un director que conoce su trabajo. Tornatore se nota experimentado, y hoy por hoy es considerado el mejor y más famoso director italiano de la actualidad y esa fama no es gratuita. Desde el primer momento en el que aparece Malena caminando al inicio de la cinta, se percibe a un director maduro que sabe cómo plantar a sus personajes y la manera de acercarlos al espectador.

Malena camina al compás de la bella música de Ennio Morricone, mientras es observada por los jovencitos sentados a un lado del camino, entre los cuáles se encuentra Renato. El desplazamiento de cámara es elegante, preciso…y de alguna forma se convierte en cómplice de Mónica Bellucci, pues es fiel a su belleza, magnificándola, casi adorándola... durante toda la película. Malena camina cabizbaja, con la mirada al suelo, casi sin percatarse de que está siendo minuciosamente observada por los lugareños.
2



Bajo este perfil, Mónica Bellucci desarrolla un trabajo que por ser sutil no es valorado en su justa dimensión. Prácticamente sin diálogos que impliquen un arriesgado trabajo actoral por parte de la actriz, Bellucci se convierte en una especie de traductor corporal, pues es con su cuerpo, actitudes físicas o gestos como finalmente nos descubre la personalidad de la Malena de Tornatore: enigmática, sensual, con un dejo de tristeza y una soledad que la acompaña.

Pocas veces he presenciado cintas en las que un prestigiado director no resiste la tentación de ‘apapachar’ a su bella protagonista llenándola de close ups o de acercamientos continuos de cámara en aras de hacer evidente ese rasgo de su personalidad: la belleza. Lo vi por ejemplo en El marido de la peluquera cuando Patrice Leconte se da vuelo mostrando la sensual belleza de la actriz Anna Galiena. Pero en Malena está justificado el tratamiento visual del personaje y es que sabemos de antemano qué derivado de la belleza física de esta mujer, se provocan una serie de sucesos no muy gratos en Castelcuto. “Su pecado es ser bella” dice el abogado que la defiende en un injustificado juicio y Tornatore se encarga de hacérnoslo ver en cada secuencia en la que aparece la Bellucci.

¿Es por ello que se percibe superficial el tratamiento del personaje de Malena dentro de la cinta? Es muy posible. Y no solamente Malena sale perjudicada, sino la gran mayoría de los personajes de la cinta: Los familiares de Renato por ejemplo, son caricaturizados hasta conseguir hacerlos casi insoportables al espectador, pero en el entendido de que esto se logra básicamente por la sobreactuación de los mismos y por la gratuidad de las situaciones que ellos escenifican, percibiéndose esto también en los pretendientes de Malena, aquellos que sólo buscan hacerla suya.

Observando la cinta, se pueden también percibir dos miradas a la historia. No me atrevo a asegurar que así haya sido planeado por el director porque sería muy aventurado de mi parte, así que sólo me limitaré a subrayarlo y me refiero al tratamiento inicial y el giro que se maneja en la óptica planteada prácticamente a la mitad de la cinta…y es notorio con Renato.

Renato inicia la cinta con el diálogo en off que aparece al principio de este texto. Es una forma de compenetrar al espectador y hacerlo partícipe de la historia que está narrando, algo similar a que un conocido venga y nos cuente algo que le haya ocurrido. Este tratamiento lo practicó Tornatore exitosamente en la aclamada Cinema Paradiso.

Bajo este esquema es que nos enteramos de la devoción que el jovencito le profesa a Malena, sus fantasías sexuales (repito: creo que son excesivas y redundantes esas escenificaciones con parejas clásicas de la cinematografía, aunque se entiende que Tornatore decidió hacer un minihomenaje al cine dentro del cine, otra vez –en lo personal, me coartan la visión de la cinta y me distancian-), las cartas que le redacta, sus peticiones al santo del pueblo, etc. Pero a la mitad de la cinta es muy marcado el distanciamiento que como espectadores percibimos en Renato, pues Tornatore ahora se limita a mostrarnos la realidad social de Malena (quién se encuentra sin conseguir trabajo para finalmente terminar prostituyéndose) quedando la mirada cómplice de Renato relegada a un segundo plano, es decir, el recurso narrativo original queda disminuido (casi olvidado) en importancia o es sustituido por uno más plano ó inesperado.

¿Qué ocurre con este tratamiento en los espectadores? Un distanciamiento que provoca que la cinta se perciba en cierto momento lo suficientemente fría como para desmotivar el interés inicial de verla.

Y para muestra, el momento del cuasi linchamiento de Malena por las mujeres del pueblo.

Pienso que (repito, con ojo crítico) hay revisar la duración de ciertas secuencias. Es arriesgado manejar un planteamiento del personaje principal (la mujer sola y bella, que no cruza palabra con nadie, que cuida a su anciano padre y que le es fiel al esposo en batalla) y después sentir la saña –prolongada- del director mostrando a su personaje principal (me refiero a Malena) siendo destruído; esto no implica de ninguna manera que yo piense que el evento no podría ocurrir -aclaro-, pero considero que hay formas de mostrar ciertas situaciones sin arriesgar la intensidad dramática y más aún, sin arriesgarse a alejar al espectador de lo que le estamos contando por ese cambio de tono tan marcado en la narración de la historia.
Y es que es indiscutible que esta es una de las secuencias mejor logradas del film: desgarradora y con un gran simbolismo por la forma en la que fue desarrollada; nos muestra posiblemente el mejor momento actoral de Mónica Bellucci y un trabajo de dirección y edición impecable, pero esa perfección repito, no encuadra con la tónica inicial o planteamiento original de la cinta. Al final, sólo pude lanzar la pregunta: ¿es válido buscar el distanciamiento film-espectador? Me arriesgo a pensar que en el caso de Malena, es un error involuntario de guión, más que de otra cosa.

De los aspectos técnicos o de realización:

La música. Es innegable que Morricone compuso una de sus bandas sonoras que mejor permanecen en la memoria aunque siento que al musicalizador (que no el músico) se le fue ligeramente la mano a la hora de acompañar las imágenes pues utilizan un mismo corte con muy ligeras variaciones en gran parte de la película, por lo que ese aspecto se siente a ratos monótono, salvo dos o tres momentos de la cinta con composiciones de Morricone a la altura de sus mejores trabajos (el del arranque cuando nos presentan a Malena, es exquisito -ver video arriba-), aún así es innegable reconocer que la música ayuda muchísimo a crear esa atmósfera del pasado nostálgico alrededor de Malena y Renato.

¿Qué decir de la fotografía de Lajos Koltai (La leyenda de 1900 y Cuando un hombre ama a una mujer)? Tonalidades naranja delinean las imágenes de Malena Scordia y el pueblo de Castelcuto, con lo que la película se convierte en un gran recuerdo vívido y de sueño a la vez. El estilo y diseño visual es espléndido (ojo –por ejemplo- a los cambios de color en vestuario de la protagonista, así como la recreación de la Sicilia de los años 40, es magnífica) y se convierte en uno de los puntos altos de la cinta.

Como realizador, Giussepe Tornatore puede sentirse orgulloso de su película (el guión es otro boleto), su trabajo ‘artesanal’ es sobresaliente y como lo mencionamos en un principio, se percibe una madurez excepcional que ya se vislumbraba desde Cinema Paradiso y que en Malena se confirma.

Este texto, más allá de cualquier polémica, sólo tiene como fin el buscar dentro de MI percepción, las causas del porque no terminaba de gustarme del todo la cinta; concluyo que aún dentro de mi visión de espectador inocente, Malena ha provocado que mire hacia los otros aspectos, los del papel y la realización; aspectos que a la larga pueden también producir el gozo o disgusto por una cinta; y que en el caso de la cinta de Tornatore, sean sólo detalles los que inquieten mi visión.
2


17 comentarios:

Jose dijo...

Jamas la compre...sin embargo cuando la vi por cable...me gusto.

Espero comprarla Luego.

Creo que todos tenemos ese amor de adolecente, ese amor que callamos, ese amor que nos hace sentir tantas cosas...y que aveces hasta resulta mejor guardarlo en secreto hasta el dia de hoy.

Jose

Miguel Cane dijo...

¡Uts!
¡El Malenazo!

Tantos recuerdos de un jalón.
La vi en cine y recuerdo que me inquietó al punto de no gustarme.

Luego, vino la horrenda experiencia con el Vetarro, que no se detuvo ante nada para demostrarnos que estábamos equivocados y que la película tenía que GUSTARNOS ad ovum.

Ahí la detesté aún más.

Aún hoy, no puedo verla sin esa sensación de asquito y horror.

Ni pex, es algo que se me quedó tainted, pero que igual tampoco me gustaba tanto.

Le reconozco sus méritos, pero I stick to my guns: no guta peli.

Abrazos, darling.

Nyman dijo...

Canito, creo que al innombrable no le gustaba tampoco Malena. Más bien el asunto aquí era que a nuestro querido ANONIMO (nuestro amigo que viene aquí y que ya no firma con sus iniciales) pues no estaba de acuerdo con nosotros pues Malena le cuachalanga bastante (ver su texto en CV)...El Innombrable después salió con que al ver la edición asiática (que tenía como 15 min más de tiraje) le había cambiado lo suficiente la visión para considerarla AHORA si, una muy buena cinta...

Polvos de otros caminos y tiempos. La verdad reviví el tema más que nada por nostalgia, la misma que permea toda la cinta. Me sirvió de algo: revaloré la música, que se me hace espléndida.

Abrazos.

nyman dijo...

Saludos José...vale la pena revisitar la peli. Ya nos darás tus impresiones cuando la veas nuevamente.

Jose dijo...

Lo que pasa es que veo sus comentarios y como que van mas enfocados a lo tecnico, lo que es en si todo lo de la produccion; ya se la historia, el guion, la fotografia, la historia, los actores, el director, y en si todo.Y por supuesto que estos elementos son validos para poder apreciar bien a bien una cinta, pero en lo personal...me gusto la cinta en un todo. Creo que la historia es simple...la vida de Malena, pero yo no me fui tanto por la historia de ella, si no por la del chamaco enamorado de ella. Por que creo que aunque ligados...cada uno tiene su propia historia o trama dentro de la misma. Ella esperando a su marido...el chamaco...enamorado de lla. 'Me gusto la historia del chamaco enamorado de Malena'.
No se si me explico?.
Saludos Cane...Saludos David.

Jose

Anónimo dijo...

Errrr....

David y Miguel. Así fue...

Defendí a Malena desde el inicio, bien y sin broncas. El filmópata dijo que no le gustaba porque... y su profeta le siguió la onda como siempre (con excepción de dos mensajes montados y borrados un sólo domingo, que entre ambos formaban un sueño suicida chantajista que ha funcionado hasta Renault a la puerta). David también escribió sus reparos.

El filmópata jodió y jodió con su punto de vista (no sabe hacer otra cosa) y volví a contestar con un "añadido" para rebatir con altura las objeciones de todos.

Y empezó el Malenazo... con el clásico estilo de lapidación fundamentalista de la Jihad cibernética: "Sólo ESE es dios, y C. su profeta".

El rollo, claro, ya no tenía que ver con la película en sí misma sino que A GUEVO tenía que ganar (Apocalipsis VS Full Metal Jacket; Deckard humano o replicante como antecedentes).

Intentó joderme con su versión asiática completa.

Con todo respeto (diría el Peje): ¡Pobre Pendejo!

La versión que ví y sobre la que se basaron mis textos, es la que se proyectó en la Muestra en Cineteca, y ESA estaba completa porque era copia proveniente de Europa, con todo el metraje. Claro, el filmópata jamás aceptó el dato en el clímax de la necedad que lo caracteriza.

Entonces...

Se que cuando divergimos Miguel y yo sobre una película no hay problema. Siempre está el recurso de que cada quién pone su punto de vista, sin broncas ni resentimioentosm, y pasamos después a otra cosa que nos une (por ejemplo, Nicole Kidman en Birth). También sé que hay películas que nos gustan a ambos pero que yo, ni de chiste, podría escribir con la solvencia y cariño que él lo hace: El bebé de Rosemary (que además es su película favorita).

Imaginate David, si alguno de los dos tuvieramos rasgos de vetarra filmopatía, lo que hubiera pasado en ESDLA. Sé que a Miguel de plano no le gusta, pero diplomaticamente menciona que "no es su tacita de té". Sabe que yo rasgo las vestiduras del asiento en el cine cuando se prenden las hogueras en la cordillera de Minas tirith a Edoras, o cuando Eowyn grita "Muerte" antes de la carga de los jinetes sobre los orcos.

No hay pex porque siempre nos hemos respetado en gustos y es más lo que nos une que lo que nos separa y todo (CV) funciona mejor entendiendo que somos un caleidoscopio o las caras de una misma moneda: más complemento que divergencia: Eso es suma sinérgica.

El wambiro Cinebasura JAMÁS entendió eso y, como Luis XIV, tomó siempre la actitud (condescendiente o tiránica en sus máscaras) de EL CINE SOY YO. En realidad, sólo es un vulgar asesino serial: Jack the Ripstein, el filmópata que, cuando se encuentra una buena película (peor si es de cine de arte europeo) en el pasillo obscuro de un cine, la destripa sin piedad.

Por joderme, con los minutos extras de SU (y de nadie más) DVD, dijo que ahora sí le gustaba, y que cualquier cosa que yo dijera estaba mal porque no había visto la versión completa (como millones y millones de espectadores "pendejos" (menos ÉL) que la vieron en cine en la versión con 9 minutos menos). "Sólo ESE, que es dios, y C. su profeta" entendieron la película (vamos, ni el mismo Tornatore jajajajaja).

Podríamos llevar esa polémica a CV, para demostrar que NO hay bronca cuando hay divergencias. Ya ustedes dirán...

Mientras tanto, para José, le dejo la liga.

http://groups.msn.com/CineVisiones/cinedeartedvd.msnw?action=get_message&mview=0&ID_Message=870&LastModified=4675540264543366606&all_topics=0

Bueno, por aquí andamos.

Faramir

Miguel Cane dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
nyman dijo...

Cierto Faramir, así fue la historia. Este texto de Malena, fue revisitado y yo hice adecuaciones que me parecen justas después de haber visto por cuarta vez el film. Nomás aclaro, sólo lo puse por razones nostálgicas más que por revivir la bronca jejeje...

Y por mi no hay tox si se publica un Visiones de...en CV, pero es darle carne a la hiena y creo que de momento mejor nos regodeamos escuchando a Morricone ó de perdis, revivir el momento en el que MALENA (clic al primer video de youtube, por favor, ponganle pausa al reproductor TuneFeed y subanle volumen a las bocinas)hace acto de presencia ante la mirada atónita y libidinosa jaja de los chamacos sentados en la acera, mientras la Bellucci mueve cadera y piernas al compás de Morricone y Tornatore planta su cámara en al menos 3 puntos distintos para amarrar perfectamente toda la secuencia...una delicia audio-visual.

Abrazos Faramir.

Anónimo dijo...

No, la bronca no revive. Se expone en CV la divergencia ante los lectores y ellos deciden. No hay ganador ni vencedor (por eso, la Comunidad de Espejos ahora es un osario).

Y no es carne para la hiena (animal que cumple su función en el nicho ecológico jajajajaja) sino pretexto para OTRO berrinche paquidérmico (la imagen de Miguel es deliciosa, hay que reconocerle el mérito de su creación)) que es más divertido que molesto.

Que barrite en el zoológico...

Si ando de buen humor, le aventaré unos cacahuates con chile piquín.

Faramir

Ben dijo...

Creo que yo me quede dormido cuando la renté, algo que suele pasar cuando una película no me seduce en los primeros 20 minutos. Jejeje, bueno creo que no podré comentar mas del asunto.

Saludos mi querido David

Senses & Nonsenses dijo...

vaya trabajazo! muy riguroso
para mí no será una revisitación, aún la tengo pendiente de ver.
un abrazo.

Jose dijo...

Pues yo ya dije...me gusto la historia del chamaco enamorado de Malena.

Ustedes se sueltan hablando de presente, pasado, ante preserito, pos futuro y futuro.
My no entender.

Asi que me quedo con la historia del chamaco enamorado de Malena.
Y ya casi salgo a Mty a surtirme de DVD's.

Jose

Miguel Cane dijo...

¡Ay Boheme!

Por eso es el blog de David, p'a que en resumidas cuentas él entienda... si luego los demás no pescamos la clave... ¡pos tampoco importa!

JIJI

Pásala bien en Mty.
¡COMPRA PELICULAS DE WOODY ALLEN!

;D

Jose dijo...

Dime cuales Cane y mira que si las compro, no tengo ninguna de el.

David ya me mando una lista de las que puedo comprar (que ya tengo impresa) y si tu me recomiendas algunas otras pues las compro. Jijiji.
Monterrey...me encanta Monterrey. Talvez en el Verano ande en el DF..ojala y David se pueda desprender por aya y nos reunimos contigo, Paco, David y pues tu servilleta...osease yo el loco Boheme.

Saludos!.

Y se puso bueno este hilo del 'malenazo' como el dices tu. Jijiji.

Abrazos!.

Ben dijo...

Jose,

Compra todas las que puedas, no te arrepentirás y velas en orden cronólogico para que veas la evolución del buen Woody. Aunque no te gusten todas por lo menos pasarás un buen rato.

Nyman dijo...

Tengo previsto ir al DF nuevamente a finales de marzo y/o principios de abril...de nueva cuenta a ver un asunto de la empresa, pero creo que al menos los cuates que vivan en el DF podríamos coordinar una tomadita de té (jajajajajaja), Cane, Peña, Mario -uy, sería un gustazo conocerlo- y demás palomilla.

Y Cane, recomiéndale algo ligerón de Allen a Boem para que le entre poquito a poquito. No vayas a empezar con Melinda y Melinda ó Interiores plz jeje...no sé, a mi me encanta Bullets over Broadway aunque no existe en región 4 y la región 1 no tiene subtítulos...

De lo demás Boem, usted déjese llevar con el Malenazo...a lo que no le entiendas (de guiños del pasado), mándame correo y yo te hago la aclaración respectiva jeje.

Saludos a ambos.

Miguel Cane dijo...

Boem, comienza por Annie Hall.
O por Manhattan.

Siempre son la mejor puerta.

Y sobre el verano...

pues siento mucho que no se va a poder, porque ya no voy a estar viviendo (como Alicia) aquí.

¡Saludos!

(Cariños Davis)