26 febrero 2007

Querido Diario: Soltando el hilo



No, no se espanten je je. La verdad es que lo que menos tengo en mente es convertir este sitio en un diario donde cuente todos los pormenores de mi vida íntima y personal. Respeto muchísimo a los que lo hacen, pero no es mi tirada convertirme en la transparencia caminando y que al final del día no les cause (al menos a ustedes, lectores) mayor misterio. Pero dado que esta semana que terminó no tuve tiempo para armarles algo de interés, quiero contarles por las que ando atravesando desde el inicio del fin de semana y es que me divertí en grande, y tenía rato que no lo hacía. Depresión tras depresión (un segundo abandono sufrido, aunque ahora virtual ja ja) me tenía un poco ensimismado buscando entender los mecanismos impulsivos de los seres humanos.

En este orden de ideas, saliendo de la oficina me dije: “Creo que hoy no iré a casa, daré la vuelta a la zona hotelera, iré al cine y tal vez, termine en algún buen bar tomándome una cerveza”. Le llamé a Daniel (clic para que sepan quién es) y lo invité. Ni tardo ni perezoso, aceptó pidiéndome cenar algo antes de tomar ruta. Para esto, a medio plan, recibo llamada de un amigo de Mérida que me avisa está en Cancún y me pide posada: “Adelante, ando con planes de salir, pero si te quieres unir, bienvenido”

Nos fuimos a cenar, charla agradable. Retomo temas de antaño, del motivo de mis tristezas, de cosas no superadas todavía. A veces hace falta sacarlas, sobre todo cuando no se ha querido tocar fondo -y yo no he querido-. Los amigos, a veces por respeto, tratan de no tocar ciertos temas para no causar situaciones incómodas, pero… ¿quién mejor que ellos para oír nuestros problemas?; a grandes rasgos les conté lo que me ocurre y en medio de la plática, como un fugaz halo de luz, se paseó entre nosotros la idea de que me estoy resistiendo a cortar el hilo que sostiene a esa silueta que traigo sobre mi espalda, principal causante de mis desvaríos emocionales. Les cuento que me percato de ello, que sé y estoy consciente que mi mal es como la gangrena que ha invadido mi brazo y que me resisto a que me lo amputen, aunque sé que es lo mejor pues lo peor sería que terminara contagiándoseme todo el cuerpo. Hay, dentro de mi, una débil esperanza de que lo ocurrido en mi vida sentimental es una gran farsa, como la que vivió Michael Douglas en esa película de David Fincher (The Game) y que tal vez un día de estos regresaré a mi apartamento, encontraré a ese alguien esperándome, que sin mayor expresión me tomará de la mano y me dirá: ‘todo ha sido un engaño para hacerte entender muchas cosas’. Ahí estoy, cuidando que no se apague le tenue chispa... sosteniendo el hilo; sentimiento reforzado por un extraño sueño que tuve hace unos días, en donde me despertaba (dentro de mi sueño) y al pie de mi cama, esa persona me observaba. Le extendí la mano, pero al mismo tiempo me percaté que, ya no era lo mismo. Mirada fría, como la de un muerto. Y sentí miedo y tristeza a la vez. Es como no querer dejar escapar un capítulo de mi vida con la sensación de que se perderá en el tiempo y que nunca más, nunca, se recuperará.

“Pues, una cerveza ¿no?” – pregunté a mis escuchas. “Vámonos…” – me respondieron al término de la cena.

Así, llegamos a un lugar que mágicamente me transformó. Se llama Jatcha, en pleno corazón de Cancún. Es un sitio en extremo agradable, íntimo, cuya particularidad es que (al menos los sábados, día en que usualmente he ido –tampoco son tantos-) todo lo que se escucha es música de los 70’s y 80’s. Desde Madonna, Cindy Lauper, Tom Jones, Erasure, Rick Astley, Prince y hasta Timbiriche; realmente de remembranza. A la tercer cerveza usualmente comienzo a marearme (tampoco soy de tomar) y aunque estoy convencido que no es necesaria la chela para entrar en ambiente, en algo ayuda. Y a cantar se ha dicho, a todo pulmón…especialmente cuando entró en vivo la banda y el cantante se aventó un mini popurrí que empezó con “Con todos menos conmigo”

Por un instante me di cuenta, mientras veía a mis amigos sonreír observándome, que mi mente divagaba hacía unos meses atrás, pero también me di cuenta, que en ese momento, estaba contento… moviendo cabeza, hombros y pies, permitiéndome lo que pocas veces: perder la compostura. A ratos mis amigos me veían como a un extraño. Río y sonrío como si todas mis tristezas se las hubiese llevado el viento y caí en la cuenta de que el Master Fili tiene razón nuevamente: los momentos de felicidad se los fabrica uno mismo y que este concepto no es un lugar al que se llega y me percato que en días recientes, a pesar de mis nostalgias, empiezo a cambiar voluntariamente el switch si veo que ando volando bajo. Es extraño, también sé que ese pequeño paso de cortar el hilo, es algo ya inminente. Sé que no habrá retorno, que no hay tal farsa y aunque ahorita esté titubeando como un bebé que no sabe que hacer con el dichoso hilo…es sólo cuestión (mínima) de tiempo.
2

Y a otra cosa...

12 comentarios:

Jose dijo...

Buenos dias...aun no digiero por completo este tu texto mas rciente subido a tu blog.

Te cuento que ya lo lei mas no lo he digerido del todo bien.

Te adelanto que yo ando en una depresion tambien, aunque esta es de una indole diferente.

Choque el Domingo.

Aunque fisicamente estoy perfectamente bien, por haber sido la primera vez me deprimi y entre en un estado emocional muy deprimente. Hasta la carcel fui a dar y eso fue una impotencia muy fea verme a cuatro paredes, en medio de desconocidos.
Te cuento mas al respecto.
Saludos y pasa muy buen dia!.

Jose Caro

Nyman dijo...

Te entiendo perfecto. Me ocurrió lo mismo hace algunos meses. Lo comentamos por el messenger...va?

Y el texto, pues si...igual estoy siendo ambiguo jaja...

Anyway...ya andamos aquí.

Abrazos.

Miguel Cane dijo...

Dear Davis,

¿ambiguo? ajá...
Me parece que, aunque tú no te des cuenta, o bien, todavía opongas algo de resistencia, ya estás no sólo tocando fondo, sino también estás subiendo a superficie.

Cuando pasamos por (y este es el nombre correcto) una traición, nos sentimos totalmente desprotegidos y tratamos de aferrarnos de alguna manera (consciente o insconsciente) a lo que teníamos o bien, la ilusión que teníamos.

Pero la vida no es como la queremos, sino como ES y por lo mismo, aunque me duela que hayas tenido que pasar por esta experiencia, creo que vas a pasar por un largo trecho, pero te está llevando a un lugar mejor.

Eventualmente, ese hilo, ya de por sí tan frágil, se terminará de luír y se acabará de romper. Tú no tienes en absoluto, ninguna responsabilidad para con nadie que no seas tú.

Me explico: Tú hiciste lo mejor que pudiste y te mantuviste digno, dadas las circunstancias. Yo no puedo hablar más que por mí, pero me imagino que mi reacción hubiera sido muy distinta.

Así pues, déjalo ir sin remordimientos innecesarios ni mala consciencia.

Tienes que crecer, y sobre todo recordar que lo más valioso que tienes es a tí mismo. Los recuerdos podrás atesorarlos como tales, como recuerdos, pero también si ese alguien ya decidió hacer su vida, ya la hizo y ya está en ello... pues tú también tienes derecho. ¡Faltaba más!

Muchos abrazos,

Nyman dijo...

En estas cuestiones estimado Miguel, he oído y leído una cantidad de apoyos y opiniones de lo mas variadas, todas con el mejor de los ánimos e intenciones, buscando lo mejor para mi. Todas las he agradecido mucho, las he sopesado, analizado.

Me he dado cuenta de que, por impulso, hubiese hecho muchas cosas. Me he contenido de llamar por teléfono, de buscarle, de hacer presencia...

Siempre queda la duda del "y si..."

Y quedará, por siempre...

El caso es que...es tremendo llegar a decir: 'hasta aquí' y es una decisión tan única y personal, que necesariamente implica un cambio en tu vida.

A egg...(dijeran en mi pueblo)

Y me cuesta. Aunque sé que el reconocer que ya sólo es un hilo, me demuestra el camino andado...todo el pinche proceso que he llevado a cabo.

No sé, tal vez me falta el enfrentamiento físico. Ver a la persona, igual y cruzar palabra...tal vez ahí me de cuenta de que...ya no hay nada y me sea más sencillo cortarlo de tajo...pero ni siquiera eso deseo hacer.

Y es que dije que le facilitaría las cosas...

Que no volvería a saber de mi en una buena temporada...

Y va por ahi mi negativa...

Me va a doler enfrentar la realidad y decir: "Ufff...ya no hay nada"

Aunque tal vez eso sea lo mejor.

Abrazos Cane.

Patricia dijo...

Hola David! te cuento que de imaginarte cantando y pasándola tan bien yo (que tuve un día apestoso en el trabajo, y ayer un día complicado por otras razones) terminé sonriendo acá frente al monitor.

Lo que te dice Miguel al comienzo creo que es lo que está pasando; eso y los comentarios sobre tu dignidad al pasar por todo este trance (yo creo que hubiera salido a cortar cabezas...).

Me alegro de que empiece a formarse en tu cabeza la idea de soltar el hilo, porque es algo necesario, aunque cada cual sabe cuándo y cómo lo hace: es real que cuando algo termina uno a veces tiende a idealizar algunas cosas, a esfumar el "qué pasó" que lleva a la ruptura...

Pensando en tu sueño, creo que una de las preguntas a hacerse es en qué grado tú podrías confiar en el otro. Si lo viste así, como un extraño, creo que la respuesta está clara.

Hace unos años, cuando yo tenía 26 (o sea, hace como mil), estaba embarcada en una relación con lo que vino a ser mi Sapo Super Premium. Al irse terminando la cosa yo no lo quería ver, y me aferré a una relación que estaba haciéndome mucho daño. Un día iba por la calle y era una tarde preciosa, soleada, yo estaba realmente contenta; de pronto me sorprendo pensando "qué ganas tengo de enamorarme". Te imaginás que ahí me di cuenta. El final no era algo que iba a llegar: ya había llegado.

Ahí fue cuando solté el hilo. No es idéntico a lo que te pasó en tu sueño ni mucho menos, pero a veces nosotros mismos nos mandamos mensajes de este tipo. Aunque cueste, hay que estar atento a esos mensajes.

Un beso,
Patricia.

Jose Caro dijo...

Padre secuencia la que subiste a tu espacio David. Me parte el alma cuando veo esta pelicula.

Tierra de suenos!.


Animo mi amigo!.

Yo perdi mi carro en el choque...siento como si hubiese perdido a alguien de forma sentimental. No me esta siendo facil sobre ponerme pero ahi vamos.
Todo el chistecito me va a levar pagar mas de 40 mil pesos!.
Veras como de pronto todo se hara mas claro al final de ese tunel oscuro en el que te encuentras hay una pequena luz que estoy seguro ya vislumbras...has un esfuerzo extra por ir mas hacia ella...dias mas claros te vienen y al final del camino...algo bueno te espera.

Con carino; Jose Caro -Boheme.

Mariluz Barrera González dijo...

Realmente tus palabras en todos tus escritos quieras o no son reflejo de quien eres...una persona muy sensible y ahora en este post lo confirmas.

Mientras leìa tus palabras me imaginè la escena donde te encuentras en la cama mirando a esa persona al pie extendiendote la mano, fue conmovedor.

Soltar el hilo no es tan sencillo, hace muchos años pasè por un proceso de divorcio muy dificil, jurè no volver a casarme y no creer en los hombres (aun no creo del todo) y actualmente estoy casada con un hombre que lucha como yo por ser mejor y una hermosa pequeña de 3 años.

Hay dìas en que siento que el dolor de aquellos momentos (que fueron muy duros y violentos) por mucha felicidad que tenga ahora no ha pasado del todo; sin embargo lucho para no empañar lo que he conseguido y lo que poco a poco se transforma por que definitivamente cambiamos, nos convertimos en otras personas, mas fuertes, mas realistas y mas sensibles.

Pronto te encontrarás en la cama, mirandote a tí mismo al pie de esta, ofreciendote la mano para continuar.

Un enorme beso y ya verás todo saldrà muy, pero muy bien.

Con todo mi cariño Mariluz

nyman dijo...

Paty (que te debo correo jeje, ups!)

Me encanta ese sitio...como ves, me la paso bien y no creas, he imaginado que si un día decides visitarme, así como Cane y Paco Peña (yo creo que le podríamos pedir tranquilamente a la banda que se avienten algo de Cohen) seguro los llevaría ahí pá pasar el rato...realmente se disfruta.

Hay muchas cosas que no he hecho por real cariño...y es chistoso, pero dada esa situación, al minimo comentario ó desliz virtual (que como dice Cane, creo en serio justo), ya ves lo que provoco (y tu sabes de que te hablo) y más curioso aún, son esos los detalles que hacen que mi mano se vaya deslizando hasta donde empieza la hebra de hilo (es decir, tú sí me abandonas fácilmente cuantas veces quieras y conmigo no pasa nada?) y más allá de molestarme júralo que me ayudan esas actitudes a conscientizarme más, mucho más que si ando así es por brutez, porque me niego a olvidar.

El sueño, si...fue iluminador. Triste pero conscientizador. Pensé en Susan, la de 'Esposas Desesperadas', que en un encuentro que tuvo con su ex, le cayó el 20 grueso de que 'ya no sentía nada' y eso la alegro...y creo que TENGO que ir en esa dirección...

Y lo que tu comentas de esas ganas de 'enamorarse nuevamente' yo empiezo a desearlo...Malamente me acostumbré a la presencia física de alguien. Extraño mucho abrazar por las noches y sé que, después de la experiencia de vivir con alguien, ese tiende a ser mi 'estado normal'...estar acompañado...

Por eso creo que estoy cerca de cortar le hilo...muy cerca.

Abrazos Paty.

nyman dijo...

Me acordé tarde de esa escena, JOSÉ... pero ahí está y representa el momento en que uno dice definitivamente ADIOS...adelante con la vida. Todo el sentimiento de la escena la estoy viviendo día con día...aunque mi ADIOS es mucho más lento.

Espero ese 'final del camino' que mencionas...como no tienes idea.

Nyman dijo...

Hola Mariluz

¿Sabes que cuando me ocurrió a mi esta situación se me abrieron los ojos con respecto a los demás?

Me cayó el 20 de tanta canción de desamor (y del negociazo que eso representa jaja), de suicidios por cuestiones pasionales (que no debieran), de rostros tristes...

Yo volteaba y veía que la gente estaba triste, pero no entendía la magnitud de sus tristezas. Había una especie de distancia que yo guardaba para con ellos pues yo me sentía felíz.

Ya no es lo mismo.

Ah como he madurado!

Me di cuenta que vivía en una esfera de cristal...'bien lindo tooodoo' dijera José jaja...Esa sensibilidad que detectas ciertamente se ha acentuado. Nunca fui la alegría con pies y manos, más bien introvertido, pero no infeliz (y no digo que ahora lo sea, pero hace casi un año sí lo sentí).

Hoy veo el mundo diferente.

Las mismas películas las asimilo de forma distinta...

Si era un paso que tenía que dar, créeme que fue uno muy duro que no le deseo a nadie.

Es horrible que se vayan de tu lado y se cometen muchos actos de barbarie verbal que si la otra persona se percatara del efecto posterior de todo cuanto dijo JAMÁS lo hubiese dicho...

Pero tienes razón: lo que no te mata, te hace fuerte y hoy, después de varios meses, he podido acercarme a personas que están teniendo una crisis similar a la mia porque alguien se fue de su lado y yo ya con serenidad y profunda comprensión trato de acercarme.

Algo le ocurrió a una compañera de la oficina...acabó en el diván de un psicólogo. Se fue de la empresa, no pudo con todo el dolor. Cuando vino a despedirse, le dije que la entendía más de lo que ella imaginaba y hubo un clic con esa frase que al final de la charla se despidió tan efusivamente como nunca había sido el trato mientras convivimos laboralmente.

Espero, que más que encontrarme yo viéndome (que es un bonito deseo), vea un rostro distinto frente a mi sonriendo y explorando mi mirada, casi como el rostro que puso Antoine (de niño) cuando la peluquera le dijo que SI aceptaba casarse con él (maravillosa escena de la pelicula EL MARIDO DE LA PELUQUERA)...Uff! eso sería hermoso.

Abrazos Mariluz.

JOSE dijo...

Oye david
como se llama el cantante-crep britanico- de nombre james o algo asi...no el jams blunt otro..de aquellos casetes que me grabaste hace tiempo. recuerdas?.
es una rolamuy ritmica...mucha bateria y muy buen ritmo.
dime pleaseeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee
se que estoy fuera de lugar...en base a este tema que tienes aqui...pero depronto me acorde!!
sorry

nyman dijo...

No será Chris de Burgh? Borderline? Lady in red?

Saludos Boem =)