29 enero 2007

En sobremesa con: 'Babel'


Teniendo el compromiso personal de ver Babel me fui al cine aprovechando el reestreno, movido más por pensar que ganará premios una película de un mexicano, que por la segura tortura de las temáticas que maneja Iñárritu y Arriaga en sus películas. Saliendo de verla me fui a tomar un café con Daniel. Iba yo de verdad con sentimientos encontrados respecto del film y a la sola pregunta de “y que tal estuvo?” me solté bonito:

Mmmm, la verdad, me gustó. Pero no puedo decir que sea la película que esperaba. Hay algo en ella que me molesta como una piedrita en el zapato y no sé bien que es. En sí, la película es, tematica y cinematográficamente hablando, monumental. Vamos, no se me hace extraño que esté nominada al Oscar y que además lo llegue a ganar como Mejor Película. Pero aquí es donde viene mi desconcierto, porque el trabajo de Iñárritu aunque bueno en general y deslumbrante a ratos, me parece un tantum quantum poco compacto.

Las historias son como brochazos, pintura aquí, allá. Noto la clara intención de inquietar al espectador, de sacudirlo. Si no fuese yo mal pensado, diría que la película en sí pareciera dirigida a ganar premios. El tema y titulo lo evidencian: Babel, la incomunicación ó mejor dicho, los problemas de la comunicación, el racismo y/o discriminación.

Como viñetas, las historias se van sucediendo una a una, a ratos reina el desconcierto desde la estructura misma de la película (recordar que se llama Babel). Oímos una conversación entre Richard (Brad Pitt) y Amelia (Adriana Barraza), sin imaginar lo que ocurre en ese momento del lado de Pitt y nos enteramos tiempo después. Supongo que quién tenga el ánimo, tendrá que ver la película dos o tres veces para encajar perfecto todas las piezas del rompecabezas, incluyendo tiempos, momentos, y diálogos y aún así no dudaría ni tantito que algo se les haya salido de las manos.

En la primera parte del film y con las nominaciones al Oscar de Adriana Barraza y Rinko Kikuchi en la mente, me preguntaba: “bueno, ¿donde está el Oscar?...¿donde está el momento o la actuación por las que fueron nominadas?" No puedo negar que si algo me convence del trabajo del Negro Iñárritu es lo que logra hacer con sus actores, por lo que mi inquietud iba en aumento constante. Estaba literalmente ansioso por ver SUS momentos y estos finalmente llegaron.

La Barraza está impactante a partir del regreso de su pueblo a Estados Unidos; toda la secuencia en el desierto, su ansiedad, angustia y desesperación son transmitidas de una forma excepcional. Uno siente en el estómago pulsaciones que pueden desembocar en lágrimas en cualquier momento. Asimismo Chieko (Kikuchi), sordomuda, que con su desnudez grita desesperadamente “véanme, aquí estoy y necesito ser amada, soy un ser humano”; Dios santo…es fenomenal.

Muchos han catalogado a Babel como la cinta más optimista de la trilogía de Iñárritu. Hay que tener eso en mente para no sufrirla, saberlo ayuda mucho a disfrutarla. El beso ansioso y esperanzador que se dan Susan (Cate Blanchet) y Richard (Brad Pitt) es la gota de agua en el desierto, el helicóptero que llega a rescatar a la herida, el resultado de la búsqueda de los niños, y el abrazo entre Chieko y su frío padre en esa gran urbe que simula una moderna Babel (Tokio) dan una sensación de paz a todos los que asistimos a ver este ejercicio de introspección.

Pero insisto, algo me molesta…y no sé que es. Trataba de justificarme buscando detalles que no me dejaron satisfecho, como esa música de Santaolalla en la secuencia final que intenta ser minimalista, pero es su manipulada sutileza la que me molestó y que me hizo decir: “no, no, no…mal esa melodía”. Hubiese preferido mil veces que al menos para ese final Iñárritu se hubiese colgado de algo más emotivo tipo Glass o Nyman (jaja) y hacer a Santaolalla a un lado. Pero en otros momentos se aplaude el trabajo musical, al menos la selección de canciones y no pude permanecer inmóvil escuchando a la siempre oportuna y entrañable Chavela Vargas ó esos acordes de guitarra tan característicos de Santaolalla que contribuyen al realce de las secuencias desesperanzadoras y que parecieran congelar el tiempo haciéndolo todavía más lento y pesado.

Babel, a ratos académica, a ratos pretenciosa (los menos), a ratos brillante, a ratos estereotipando (esos japoneses, esos mexicanos), a ratos lenta y esto es casi como decir: “sí, sí, sí…¡pero NO!” y al menos para un servidor, la conceptualización final que hice del film, es lo que me importa. Así que aùn con este abanico de sensaciones, Babel seguro gana a Mejor Película, pero reforcé la idea de que darán el Oscar a Martin Scorsese (y miren que no he visto The Departed) como Mejor Director pues el trabajo de Iñárritu lo siento irregular.

En algún momento Daniel me cuestionó: “pero entonces, si hay tantos detalles que no te gustaron…¿por qué insistes en que le darán el Oscar a Mejor Película?” y al menos en esta ocasión, creo que podemos estar de acuerdo en que el tema que maneja el film es universal y de mucha actualidad, en ello radica gran parte de su importancia y sabemos también de que pie cojea la Academia norteamericana, entre cosas políticamente correctas y deudas morales que se tienen que saldar (adivinen el Oscar honorario a Ennio Morricone).

Perdonando la poco lógica lluvia de ideas (visiblemente influenciado por Iñárritu), ‘ta luego.

6 comentarios:

Mariluz Barrera González dijo...

FELICIDADES POR TUS COMENTARIOS. SUMAMENTE ACERTADOS. NO HE VISTO LA PELICULA PERO ME GUSTA MUCHO EL CINE, Y REALMENTE LO DISFRUTO, CONSIDERO QUE ES UNA EXPRESION ARTISTICA DE LA REALIDAD Y UNA FORMA EN OCASIONES ABSTRACTA Y OTRAS MUY CONCRETA PERO BELLA DE PODER REFLEXIONAR ACERCA DE ELLA.

DEFINITIVAMENTE IRE A VER BABEL Y ESTOY DE ACUERDO CONTIGO, TAL VEZ GANE EL OSCAR PERO NO CREO QUE SE LA MEREZCA.

SALUDOS.
http://mbgenvozalta.blogspot.com

Nyman dijo...

Gracias Mariluz, ya me di una vuelta por tu blog y es muy interesante. Desconocía que viviésemos tan cerca. Babel hay que verla, vale la pena más allá de los detalles que le encontré y que menciono aquí. Y creéme, de los Oscares me puedo esperar cualquier sorpresa y ahorita me esperaria hasta que premiaran esa pequeña joyita llamada LITTLE MISS SUNSHINE que si no has visto, debieras de...siento que por tu profesión, la encontrarías muy atractiva.

Te mando saludos.

Jose Caro dijo...

pero ya lo he dicho yo....no hubo grandes producciones en el 2006 y la academia le aposto a lo poco que se hizo y pues yo no creo que algunas de las cintas y de mas que estan nomindos de verdad deban estar nomidados o dicho de otra forma...merezcan ganar el oscar. Pero si no hay nominados, no hay ceremonia y si no hay ceremonia no hay oscares asi que creo que sera una entega forzada. Yo ni con el reestreno ni nada de eso...pero no me llama la atencion ir a verla. Y eso que esta la entrada a 25 pesos. Que por que gano en los globos hay que ir a verla?. No lo creo. Que por que es un mexicano quien esta nominado...no creo que por eso deba ir a verla. Pero bueno si gana....pues que bueno y si no...pues tambien. Por puesto que la ceremonia de entrega no me la perdere.
Saludos!

Mariluz Barrera González dijo...

Gracias por tu visita. Lo interesante de Campeche, es que la muralla la llevamos a cuestas en el espíritu. Le Comentaba a Miguel Cane que hay un nuevo Espacio en el Blog, a partir de conocerlos, "Gente Interesante, Espacios Interesantes". Es un detalle conocer gente valiosa en estos días.

Saludos y ya te contaré mi experiencia después de ver las cintas.

nyman dijo...

Wow! Muchisimas gracias por el vínculo en tu blog, Mariluz. Algún día iré a conocer Campeche. Me han dicho que no es muy bonito pero que tiene algunos sitios de interés, como sea, ambas cosas quiero corroborarlas yo mismo. Hace tiempo me dijeron por ejemplo que Chetumal era feo, fui y me traje otra opinión del sitio...igual Campeche me puede dar la sorpresa...no crees?

Saludos.

nyman dijo...

Caro...¿que te puedo yo decir que no te haya dicho ya? jejeje...

Como es dificil hacerte cambiar de opinión, hago nuevamente respetuoso MUTIS al respecto jeje.

De todas maneras, te mando un abrazo.

David