01 abril 2009

El jugo Del Valle


Viernes 3 a.m. Me despierto con un dolor insoportable en la parte baja del abdómen, del lado derecho. Es tan insoportable que estoy doblado en mi cama, con escalofríos y apretando los dientes mientras me acomodo en posición fetal con las manos dobladas hacia mi estómago. Siento que, sin temor a exagerar, me estoy muriendo. Algo se reventó en mi interior y pienso que la vida se me escapa: “qué manera de morir” -pensé. Hay una convicción muy fuerte de que eso es lo que está ocurriendo y me percato que estoy solo, que de todas formas iba a pasar mucho tiempo solo y que de alguna forma la muerte no me estaba quitando gran cosa.
2
Consigo dormir un par de horas después; del cansancio, supongo.

Despierto y aunque el dolor ha disminuido ligeramente decido no ir a trabajar. Me levanto con dificultades y me alisto para ir al médico. Éste me envía a exámenes: ultrasonido, orina, sangre. Los resultados infieren que hay algo que se lee como apendicitis, aunque no es del todo concluyente y siendo así “no hay más que operar y mientras antes sea, mejor” –me dice.

Por razones económicas, decido viajar a Valladolid ese mismo día. Un amigo que trabaja en el Hospital General me dice que ha dispuesto todo –dados los resultados- para que me intervengan llegando. Mi madre se muestra preocupada pues no hay nadie que me acompañe al viaje que pueda ayudarme manejando el vehículo durante las casi 2 horas de trayecto. 11 p.m. y mi hermana se ofrece a ir conmigo, al menos de copiloto “para que no te duermas” y la verdad, hizo bien.

Ha pasado una hora y mis ojos comienzan a ver doble en la autopista. Prendo la luz interior para que mis ojos tengan otra referencia y no solo la oscuridad de la noche que casi me obliga a estacionarme y dormitar. “Hermana, ¿tienes algo que pueda masticar? Me estoy durmiendo”. “No”, me dice ella. “Pero traigo un jugo, si quieres”. “dámelo” – le digo.

Ya en el hospital, me pasan a “Urgencias” y comienza el cuestionario previa entrega de resultados de los laboratorios. Me proporcionan la clásica e intimidante bata verde y mañosamente omito quitarme la ropa interior.

“No has ingerido alimento en las últimas horas, ¿verdad?” - cuestiona la doctora en turno que me recibe mientras teclea en una máquina de escribir. “No” –respondo. “Lo último que comí fue hace 12 horas y bueno, si acaso un jugo Del Valle hace una hora que tomé en el camino, pero nada más”. Volteo a ver a mi amigo que sigue con preocupación toda la investigación de la que estoy siendo sujeto. “Uy no, no eres sujeto de intervención por ese sólo hecho... tienes que venir con el estómago vacío” me dice la doc mientras confirma su versión con otro interno. Apenas puedo creerlo mientras mi amigo me recrimina “¡contras David, te dije que no tomaras nada, ya no podrán operarte!”

En efecto. Me pusieron en observación con suero y en ayunas, durante las siguientes 7 horas, pero oh sorpresa!, comencé a evolucionar favorablemente. Ante la duda del médico que me estaba dando seguimiento, me enviaron a análisis de nuevo. Comenzaba a desvanecerse la idea de la apendicitis.

Más suero y ayunas para completar cerca de 20 horas en una cama pequeña (mis pies quedaban volando) en un área en la que empecé a ver de todo (‘Urgencias’-recuerdan?): accidentados, ensangrentados, ancianos, alcoholizados y familiares que apenas dormían en incómodas sillas mientras velaban por sus enfermos.

Aunado al jugo Del Valle surgió una nueva complicación que indicaba que algún ser superior no deseaba que me operaran ni por error: “Tienes sangre ‘O’ negativo, David…y no contamos con ese tipo en este momento en el hospital, no podemos operarte a menos que te transfiera a Mérida” –me decía con aire de preocupación mi médico mientras pienso que ese 'pequeño' detalle me lo debieron preguntar antes de intentar siquiera pensar en meterme a quirófano. “Pero estás mejorando y si tuvieses apendicitis estarías ahorita con fuertes dolores, vómito y fiebre y no los presentas… así que te dejaré nuevamente en observación” –concluyó.

Después de completadas cerca de 30 horas, exámenes rayos “X”, traslados en silla de ruedas (es decir, toda la faramalla completa), desvelos y hambre, me dieron de alta.

Ya en Cancún, me hice un nuevo ultrasonido mientras la doctora que lo realizaba reía al tiempo que me decía: “pero ni de chiste tienes apendicitis”. Otros análisis alternos determinaron que llevo años sin desparasitarme y eso aunado a una colitis aguda, estrés por Maestrías, trabajo y perro, me tumbaron.

No sé si aprendí algo de la experiencia; tal vez confirmé la cuestión de las verdaderas amistades que estuvieron al tanto de lo que me ocurría; tal vez que antes de entrar a una sala de operaciones, hay que checar una y otra vez lo que se tiene; tal vez que soy un tipo con suerte pues siempre me ando salvando de situaciones como ésta; tal vez que el mundo de la Salud es un negociazo; tal vez que los paramédicos realizan una de las labores más nobles de este mundo (casi se me salieron las lágrimas cuando llegó una madre con su hija -adolescente y con síndrome de Down- en camilla por un accidente automovilístico); tal vez que no tenemos la vida comprada y que puede terminar cuando uno menos se lo espera o tal vez, muy probablemente… que el nuevo y más efectivo tratamiento mundial anti-apendicitis es un jugo Del Valle enriquecido con vitamina 'C'.
2
(…el caso es que al menos de momento, ¡estoy bien!)
2

14 comentarios:

Jeanne dijo...

Vaya, espero que Monsieur David se encuentre mucho mejor...si es que por mucha medicina....no hay nada como el zumo.

Si te sientes mal de nuevo, grita fuerte e iremos con un tren lleno de jugo Del Valle.

;-)

Anónimo dijo...

Te salió barato, bro.

Si te abren, imagínate el costo y !NO ERA ESO!

Aguas con mas amiGas, digo, AMIBAS!

Anónimo dijo...

Un par de semanas atrás tuvimos una experiencia similar en una sala de urgencias de una ciudad ajena a la nuestra. Mi niño tuvo un accidente en la bicicleta en plena competencia estatal rumbo a olimpiadas. Cayó, se golpeó fuertemente la cabeza, el casco se rompió y quedó casi inconsciente y sin poder emitir palabra alguna. De esto, me queda la experiencia de que nuestras vidas pueden cambiar en tan solo unos instantes. Mi hijo, yo y su padre pasamos más de 26 horas en espera de examenes, radiografías y del diagnóstico controversial de varios médicos. Afortunadamente, pudimos toparnos con un médico realmente bueno y con una fuerte vocación por su trabajo (de aquellos q escasamente pudieras encontrar), él fue un gran apoyo para la salud y bienestar de nuestro niño. Al igual q tú, estando en esa sala vimos todo tipo de casos y de emergencias, fué terriblemente cansado durante la noche estar al pendiente de nuestro interno. Mi niño sufrió hambre y desesperación, pero por fortuna todo estuvo bien. En esos momentos dificiles mis hermanas y el resto de nuestra familia como siempre fueron un apoyo tremendamente invaluable. A la semana siguiente, mi niño estaba en Cancún de nuevo entrenando ciclismo en el pavimento de la zona hotelera y adivina qué... volvió a sufrir otro percance, solo q esta vez no pasó de algunas heridas leves en el brazo y en la pierna.- Después de eso, finalmente esta descansando un mes fuera de circulación...y de todo deporte... Olimpiadas? Tal vez el siguiente año.

Saludos

Filiberto dijo...

Herr Neimann! Con razón no te habías aparecido por este rincón del ciber-espacio. He de decirte que a principios de año tuve una experiencia parecida: Me despertó el dolor intestinal, fuí al baño donde no hubo mucha acción pero sí muchos inconvenientes, luego tuve náuseas, sudor, etc. No fui de inmediato al doctor... me recomendaron tomar Pepto-Bismol y eso hice. Fui al baño pero no se me quitaron las molestias. Fui con un doctor que me revisó y me dijo que no tenía yo apendicitis, pero sí Salmonella, y con antibióticos y tres días en cama se me quitó todo. Qué bueno que lo tuyo tampoco pasó a mayores. ¡Cuidado con lo que comes!

¡Saludos!

Filiberto dijo...

P.S.

Creo que ya llegaste a la "Edad de los Nuncas." He de decirte que una vez, durante la "Década Prodigiosa" también caí en la sala de urgencias de un conocido hospital porque según yo me estaba dando un infarto y en el hospital me diagnosticaron gastritis (lo que los gringos llaman "heart burn.")

Ya estás en la edad en que te empiezan a dar síntomas médicos que ni te imaginabas cuando eras chavo. ¡Suerte y cuídate!

Saludos de nuevo.

Anónimo dijo...

nEL, NEL, EL dAVID ESTÁ ENTERO.

lA DECADA PRODIGIOSA SIGUE...

aCCIDENTES AMIBIASICOS.

Patricia dijo...

Lo importante es que estás bien y que no tuvieron que cortarte la tripita. O sea... viva el jugo que te salvó del bisturí!!!!

Un abrazo, te estoy enviando un mail porque al ver las Visiones de M. Hire, me acordé de algo que no te había comentado, después de haberla visto hace unos meses (ves, esto es algo que no comenté, que la había visto...).

Besos (reconectada a la red desde casa, por fin)
P.

Anónimo dijo...

David..... que historia la tuya.
Lo realmente valioso es que no tuviste nada. E incluso te queda como lo que es, una anecdota.
Y si, cuando estas ahi adentro no es nada agradable. El trato del personal no es el mejor y las comodidades escasean.
Hace un par de años me toco con mi Papa estar varios dias con el y de verdad que fue bastante dificil, aunque al final como le digo, si no te hubieran atendido, te nos mueres.
Saludos!
Toño.

Anónimo dijo...

zzzzzzzzzzzzzzzz.... y sigues bien?
jejeje
salu2

Rocío SISMEX dijo...

Hola Summer, que susto pasaste, pero que bueno que no era nada serio!!!

A ver a ver, platicame eso de las maestrias?

Un abrazote hermanito

s david guzmán s dijo...

bueno, la conclusión, además de la buena redacción y el entretenimiento (por morbo, será) de la lectura por saber qué carajos tiene que ver un jugo con todo esto, me ha parecido una maravilla, me ha puesto los vellos de punta las premisas que arguyes como posibles metáforas.

Suerte que estés bien. Y es que de verdad, no confío en los doctores, antes estudiaban para salvar vidas, ahora lo hacen para que la calidad de vida de una persona no se altere. Incluso es mejor la muerte que la vida si la calidad no es tan buena. Lo viví hace no más de 6 meses.

En fin, que buen escrito.

Besos

Tessitore di Sogno dijo...

Hola mi Davis,

Me gustaría mucho saber cómo estás y cómo te sientes, así si pudieras contarnos sobre tu sentir acerca de lo que está pasando.

Un abrazo fuertísimo, había leído tu post desde el primer que lo publicaste pero me daba pavor comentar algo que también es mi miedo, morir -casi- solo.

Nyman dijo...

Hola Jeanne:

Cuantas lunas han pasado haha!

Sí, sí…claro que me siento mejor. Y si, le sigo entrando a los jugos, aunque ahora opté por Jumex en una presentación de lata que fríos son un deleite al paladar. Y bueno, Vitamina “C” de entrada y con eso de la influenza pues…mato dos pajaros de un tiro.

Un fuerte abrazo Jeanne.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Saludos Anónimo 1:

Ya me pierdo…ya no sé si se trata de Peña con sus comas suspensivas o alguien más…cada vez me late más la idea de cerrar esto a respuestas de personas totalmente identificables haha.

Por lo pronto, mis amigas las amibas serán contadas en un análisis que me iré a hacer próximamente y no digo más por respeto al respetable.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Hola ANONIMA:

Es bien cierto lo que dices: nuestra vida puede cambiar de un momento a otro. Mientras estuve en el hospital no lograba asimilar que posiblemente entrara a cirugía y verme en bata y en silla de ruedas, peor.

Es una suerte y una bendición que tu niño no haya tenido mayores consecuencias. Ultimamente me percato de muchas cosas que se desprenden de la vida misma. Parecerá que estoy cantinfleando pero, siento que estoy madurando mucho, asimilando cosas de las que antes no me percataba y mucho tiene que con estos asuntos de la inmediatez con la que puede cambiar nuestra vida.

Un saludo hasta ese lugar paradisiaco =o)

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Master Filiberto

Si, sí..por esto y varias razones más he estado un tanto distanciado de la red. Me pesa porque cada que regreso a hacer mis –esporádicas- apariciones les prometo que esto (de desaparecerme tanto) no volverá a ocurrir y veme, que sigo cayendo. Por eso ya mejor no diré nada haha.

Y con respecto a mis hábitos de comida, créeme que soy poco de comer literalmente ‘en la calle’. Es cierto que me la paso comiendo en restaurantes y fondas pero no suelo pararme en las esquinas a comer tamales ni tacos por donde veo que pasan los autos y avientan polvo. Entonces mas bien mi caso creo que ya iba por tantos años de no desparasitarme y bueno, como dices, la entrada a la década prodigiosa que seguramente me tendrá más sorpresas por el estilo preparadas para más adelante jaja…

que miedo!

>>>>>>>>>>>>>>>>>

Anónimo 1 (nuevamente, creo)

Gracias, gracias por decir que estoy entero. Y hasta excedido en peso, creo yo haha pero en fin.
Al menos de momento, sin novedad en asuntos de salud.

Saludotes y…ya que venga (en CV) el VISIONES DE MALENA!!! hahahaha

P.D. Recibiste la noticia de que The Go Between ya está en DVD? No me dijiste nada!! 

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Paty!!

Del Valle me salvó, siiiiiiiiiiiiii!!!

Haha

Bueno, veo que ando atrasado en noticias contigo. Ya te contesté lo de M. Hire y ahora que recuerdo tengo tema pendiente contigo sobre La Doble Vida de Verónica.

Usted no se me desespere jaja!

Besos hasta el sur del Sur.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Hola TOÑO!

Que milagrazo!!

Con eso de que ya no vamos al mismo Gym pues, menos te voy a ver. Ahí sigo trayendo el libro de Cane en la cajuela para entregártelo jajaja…a ver cuando!!!!!!!!

Y bueno, si te contara ciertos detalles que omití de la experiencia, si te shockearías.

Entre otros, la insertada de aguja para suministrarme suero…uta! Me la pusieron mal, salpiqué de sangre y acabé con tremendo moretón por culpa de un enfermero incapaz que de plano no sabía lo que hacía…la neta ya no quise ni voltear a ver cuando sentí que la humedad se esparcía por mi brazo.

Saludotes Toño y no te desaparezcas!!

>>>>>>>>>>>>>>>>>

Anonimazzzzzz de Cancún…

Sigo bien, gracias.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Hermana SISMEX:
Ya pasó el susto y el gastadero haha. En fin…sorpresota leerte por aquí eh?...

La Maestría? Ahí va…ya voy casi a la mitad y ya empiezan las presiones psicológicas para empezar a ver la opción de titulación, especialmente si es que se me ocurre la peregrina idea de hacer tesis…

Es en Alta Dirección y pues ahí la llevo, sobreviviendo y llenándome de trabajo por todos lados.

Algo estresante el asunto pero seguro las satisfacciones serán mayores. Por lo pronto, mi círculo de amistades se ha ampliado.

Abrazotes Sis y regresa pronto!!!!!

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Hola tocayo, tanto tiempo!!!!!!!!!!

Gracias por lo que dices, es gratificante leer que alguien se ha chutado completa la anécdota y que encima le ha gustado! :o)

Siempre me paseo por tu blog, quiero que sepas. Y bueno, tiene mucho de cierto lo que dices de los doctores. A veces siento ya todo tan mecanizado que no sabes ni que te va a tocar en sus diagnósticos. Un Dr House se volvería rico aquí.

Un abrazo enorme tocayo al
cuadrado =o)

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Hola Tessitore:

Como estoy? Bien…acabo de salir del trauma de la visita del contralor a la oficina, así que laboralmente ahí la llevo. De salud pues también. Sigo en una etapa digamos de…estar a la expectativa (respecto a lo que me pasó) pero bien, al fin.

Y de lo que está pasando pues, no sé si estamos mal pero en Cancún, a pesar de la difícil situación económica que se está generando por lo de la influenza y la crisis, la gente está muy confiada en que no pasará a mayores la enfermedad.

Yo por lo pronto trato de lavarme las manos a cada rato aunque definitivo no me animo a ponerme cubrebocas porque prácticamente nadie lo trae. Esperemos que esto se solucione pronto.

Y respecto a los escépticos, la neta no sé que pensar…se me hace una reverenda tontería creer que todo el daño que se le está provocando al país, pueda ser “maquinado” sólo pa conseguir dinero para ayudar a reactivar la economía mundial (según cuentan los correos que me llegan).

Ahh y lo de morir solos pues si…así será aunque nos de miedo y tengamos a alguien que nos sostenga la mano. Ahorita por ejemplo, ando consternado leyendo el caso Farrah Fawcett 

Abrazos!!

>>>>>>>>>>

Y regreso pronto!!

Patricia dijo...

Mi-la-gro! Apareció el señor... En fin, no me desespero ni mucho menos, no te creas. Por lo de La Doble Vida... cuando se pueda se charlará sobre eso.

Besos
P.