26 enero 2009

"Dexter y yo"

Dexter
2
Se suponía que esta iba a ser una entrada hasta cierto punto optimista. Ya saben, la llegada de un nuevo ser a mi espacio vital y todo eso. Pero no, más bien cambiaré la tónica para denominarla “realista”. Vil y pura realidad y les cuento:

Dexter me llegó en una jaula procedente de Guadalajara. Este pequeño (de tres meses en las fotos) lo seleccioné como quién elige un artículo en un catálogo de revista. Antes, hice dos labores indispensables: Libré una batalla campal conmigo, mi familia y algunas amistades; segundo: me documenté hasta la saciedad sobre razas de perros.

Toda mi vida (creo que lo mencioné en el ya clásico Post No. 100) soñé con un perro inteligente, hermoso y preferentemente labrador o golden. Érase pues que yo me veía haciendo ejercicio, corriendo a la orilla del mar con el golden a un lado (visualicen por favor la secuencia en cámara lenta), lanzándole el frizzbee o si leía algún libro, él echado a mis pies. Pero uno tiene que aterrizar esos sueños y empezar a contemplar muchos otros contratiempos, en mi caso: el espacio en casa era fundamental. Es bien cierto que me cambié a una casa más grande que el departamento que habitaba pero aún así el patio trasero es más bien pequeño y en la fachada no hay cerca que pueda contener a un animal de estos.

Así las cosas, empecé a pensar en una raza pequeña, alguno que pudiese tener en el interior de mi nuevo hogar. Esta situación me disgustaba tremendamente pues los perros pequeños me inspiran lo que Jeff Bridges en cualquiera de sus películas: NADA.
2
2
Pero yo ya estaba encarrerado. Tenía muchos años viendo cómo mi hermana (extraordinariamente amorosa con los animales) había criado durante varios años un french (tuvo que obsequiarlo porque había digamos una cierta incompatibilidad con mi sobrino Sebastián -ver foto abajo-), para después apiadarse de un perro callejero (que no tiene mala pinta y que más parece un schnauzer que otra cosa) que ahora responde al nombre de Chester y que se muestra sumamente agradecido con su nueva ama. Ante estas experiencias y siendo especial observador, me concienticé que parte del asunto de tener una mascota, era cuidarlo, quererlo y procurarlo casi como a un hijo.

Me dije: no me importa limpiar gracias, no me importa bañarlo, no me importa gastar en el veterinario cuando se me enferme y menos comprarle su alimento para que crezca chulo de bonito. Mientras mentalizaba todos estos compromisos, descarté tristemente la idea de una raza grande y empecé a indagar razas pequeñas. Me dije nuevamente: no chihuahueños (no me gustan nadita), no peludos (eso de tener pelos en tu plato de comida me sonaba contrastantemente descabellado) no schnauzers (son demasiado hiperactivos) y no caras feas (pugs y anexas). Las posibilidades se redujeron tremendamente y no daba con ninguna raza en particular que realmente me emocionara.

En una caminata mañanera por el fraccionamiento donde vivo, vi echado un animalito muy bonito en un balcón vecino que tenía la mirada fija y no se movía ni un ápice. Parecía un peluche y se me hizo lo más hermoso que había visto en mucho tiempo. Largas orejas que le llegaban al suelo, tres colores vivos (negro, blanco y café) y una mirada tierna y aspecto sereno. Me encantó. Corrí a internet y di con la raza…era un beagle.
2
Leí todas sus características, busqué las que más me interesaban: inteligencia y tamaño. Desafortunadamente los beagles no tienen la inteligencia de un labrador pero el tamaño que llegan a tener en su edad adulta era adecuado para lo que tenía en mente. Y aunque tienen muchas cualidades para tenerlos en casa, nadie jamás me dijo que son tremendamente traviesos.

Pero decía yo que libré una batalla campal antes de conseguir a Dexter. Mi familia, especialmente mis dos hermanas me dijeron todos los inconvenientes de tener un perro: “¡no sabes lo que haces!, ¿qué vas a hacer cuando tengas que viajar?, ¡va a estar solo todo el día, pobrecito!", etc., etc. Pero yo ya estaba preparado para todo y finalmente pude conseguirlo.

Hoy ya tiene casi cuatro meses. Ha estado enfermo (cambios de temperatura que le han afectado) me han traído de gasto en gasto con los médicos y por mis ocupaciones (mi mayor preocupación) pasa la mayor parte del tiempo solito. Tuve que suspenderle (por instrucción médica) los paseos nocturnos pues el clima que impera en Cancún no lo estaba ayudando a mejorar pero lo que me tiene con el Jesús en la boca es llegar a mi casa cada vez que salgo pues lo que puedo llegar a encontrarme son verdaderos cuadros dantescos: el bote de la basura con su contenido por todo el lugar; pipí, popó y pasto (le dejo abierto el acceso al intento de jardín por aquello de que se acostumbre a “hacer” afuera) en los rincones más inverosímiles de la casa; todo el cableado de mis lámparas, equipo de cómputo y de sonido, hecho trizas; trapos -que nunca sé cómo consigue- deshilados; trapeadores y escobas mordisqueadas por todos lados; mis sillones sucios pues como ha crecido un poco, mientras no lo veo el señorito se sube a dormir en ellos; macetas artificiales totalmente deshojadas; su tazón de alimento lo agarra de pelota y su cunita (donde cuando quiere duerme) la toma… se la lleva al jardín (apenas puede con ella) y termina montándosela cuando nadie lo ve, a sus escasos –casi- 4 meses de edad.

Me causó mucha gracia ver el film ‘Marley y yo’ porque Dexter (nombre que le puse después de dudar muchísimo entre “Bruno” y “Darky”, previa investigación exhaustiva de qué nombres ponerle a un beagle -saludos Iván) presenta muchas de las características del perrito de la película. Es travieso hasta decir basta pero…lo quiero y se lo digo frecuentemente y aunque refunfuño mientras estoy trapeando diariamente lo que hace y deja de hacer, me hace una de fiestas cada vez que me ve, se me viene encima y me provoca sonoras carcajadas con todas sus tonterías.

Sólo cruzo los dedos para que el poco adiestramiento que le doy (cuando puedo) empiece a dar más frutos (ya he conseguido varias cosas), que se le pase la etapa en la que los dientes le provocan hacer tanto tiradero y que pueda considerarlo “un buen perro” al que por cierto, siempre que lo saco a pasear, me lo chulean con singular alegría lo cual me hace sentir como cualquier orgulloso padre.
2

Mi sobrino, mi hermana y...mi hijo

No tengo ningún plan de deshacerme de él. Por mucho tiempo estuve anhelando tener uno y sé que no hay ser más fiel que un perrito y la verdad es que me visualizo por muchos años teniéndolo a mi lado; después de todo es un ser vivo, indefenso y necesita de mucho cariño, tanto o más que yo.2

16 comentarios:

Anónimo dijo...

"No tengo ningún plan de deshacerme de él. Por mucho tiempo estuve anhelando tener uno y sé que no hay ser más fiel que un perrito y la verdad es que me visualizo por muchos años teniéndolo a mi lado; después de todo es un ser vivo, indefenso y necesita de mucho cariño, tanto o más que yo."



C I E R T O

,,,

Tessitore di Sogno dijo...

Hola Davis,

Me encantó tu perrito, sobre todo la foto en la piedras. Te cuento que mi novio tiene una dálmata y yo una labrado negra de casi un año, a veces cuando se porta mal la regañó o le doy sus "correctivos" jejeje, pero no me guarda rencor, a diferencia de los humanos no hay sentimientos de ese tipo en ellos. Por ahí leí que nadie te mira como un perrito y eso (además de lo que comentas sobre su necesidad de cariño) también es muy cierto.

Patricia dijo...

Bueno, primero que nada aclarar que si no tuviera a mi delincuente, lo que habría en mi casa ahora sería un beagle. Me encantan. Dicen, ojo David, que tienen tendencia a engordar porque son golosos, así que cuidale la línea.

Ahora bien... el perro soñado. Te cuento: yo quería primero, que en casa hubiera un pastor alemán. Me gustan mucho, son inteligentes, tienen unos ojitos super tiernos, y además son guardianes.

Qué resultó? Zeus, que mantiene el nombre original para el pastor alemán, es un orgulloso ejemplar de raza Puro Perro, que tiene en su dudoso árbol genealógico algo de pastor alemán, según su doctor. Ah, y los ojitos y la inteligencia. El ser guardián nos quedó en el tintero.

Vino a casa, lo regalaban en una feria cercana, siendo una bolita de dos meses y medio. Tierno a más no poder. Eso sí, como todo bebé cada TRES HORAS el "nene" lloraba y había que ir a reconfortarlo. Los bebés, ya sean de perro, de gato o de humano esclavizan mucho.

Como compensación, te quieren, te acompañan y te hacen pasar muchos momentos divertidos. Yo no juego al frisbee con Zeus, pero jugamos mucho con su pelotita de tenis.

Siempre se portó muy bien, sus "gracias" las hizo mientras no pudo estar afuera en su "cucha" (así le decimos acá a la casilla) en hojas de papel de periódico, y siempre las hacía allí. Después, tiene todo el fondo de mi casa para esos menesteres y simplemente, yo levanto las cosas como corresponde.

Tuvimos una época de oscurantismo, en la cual, cuando tenía casi un año y ya tenía su tamaño casi definitivo, le había dado fuerte por descolgar la ropa que dejábamos colgada: la consecuencia fue que rompió varias cosas... y luego de unas fuertes reprimendas (jamás lo golpeamos) nunca más lo hizo. Era su adolescencia.

Siempre hablo de mis gatos, hoy le tocó al otro peludo. Es un sol. Y sí, te complican si te vas de viaje, pero siempre habrá alguien que pueda ir a darle de comer a Dexter (en mi caso cuando viajé mi amiga Claudia, madre de mi ahijada, venía con su flia a darles de comer y acompañarlos un poco).

Pero más allá de las complicaciones, disfrutalo. Querelo mucho. No te vas a arrepentir.

A ver si AQUÍ se ve una foto de cuando llegó a casa.

Y AQUÍ se ve una foto de su carita, porque entero es medio difícil de retratar: se logra un precioso primer plano de su nariz.

Felicidades, David. Y muchas rascaditas de panza a Dexter de mi parte. Otra cosa, para no ignorar a otro ser importante... tu sobrino está enorme y precioso.

P.

Nyman dijo...

Peña:

Ahora que recuerdo, tu también sabes mucho de estos animales jeje…

Un saludote.

===================

Tessitore:

Sí, el Dexter está muy bonito, pero es tremendo. Te cuento que juré que iba a ser el perro más fotografiado del mundo y he quedado mal jeje…más por falta de tiempo que por otra cosa. Y es cierto lo que dices, yo también le aplico sus correctivos de vez en cuando (claro nunca pegarles) especialmente con palabras directas y fuertes y ciertamente, pareciera tener memoria de corto alcance, pues nomás se acuerda de los apapachos y las caricias y siempre le digo que es un facilote porque con cualquiera que se le atraviese se va! $%#$%”

Saludotes Tessitore.

==============

Paty:

Regreso contigo…;o)

Miguel Cane dijo...

¡Mi vida! ¡Está hermoso!

Se lo mostré a Audrey. Ya sabe que tiene su primito mexicano y está encantada con él.

¡¡¡Felicidades a los dos!!!

Ya verás, cómo poco a poco, se irá haciendo dueño de su espacio. Tiene una carita divina. ¿Qué dice el Chevy? ¿Le encanta?

Te mando un abrazote. ¡Esta sí que es una buena noticia!

Besos de Miguel y Audrey, para David y Dexter.

sinsalnipimienta dijo...

hola!
en realidad no me acuerdo como encontre tu blog... pero tengo que aceptarlo es muy chistoso, me agrada!
saludos
chau

Anónimo dijo...

Que tierno bebé!!!!
Saludos
CP

Anónimo dijo...

Ayyy... Qué bonito!!!
Q padre tener a un padre q te permita hacer todo lo q se te ocurra! jajajaja..
Mil saludos al pequeño, travieso y lindo Dexter.

Besos a los dos
CP.
P. D Me ofrezco gustosamente a tenerlo en casa cuando usted viaje.... really... really... Cuidese :=)

Nyman dijo...

Paty, siempre me han gustado los pastor alemán. Son muy bonitos. De pequeño tuve uno, se llamaba Darky y era una maravilla de perro…hermoso como el solo.

Me removiste recuerdos con las fotos que linkeaste de Zeus…
Ay los beagles, los beagles. Mucha paciencia, mucha…En su belleza llevan el pecado jajajaja…yo creo que las canas se me están incrementando ahora con Dexter.

Un amigo me decía: “pero uno solito se buscas sus problemas, uno solito” jajajajaja…pero lo quiero!!!!!!!

Y cada día es mejor perro, así que…ya te contaré como me trata jeje.

Y si, efectivamente, son de tendencia a engordar pero, Dexter no sé si porque está creciendo, por más que come, nada! Eso sí, el patio trasero ya parece campo minado jajaja no comments! Yo creo que es por eso…

Y otra cosa que me tiene intrigado de él es que no ladra…o ladra muy poquito, sólo cuando anda jugando solito con sus juguetes. El veterinario me dijo que tienen un aullido muy agudo y molesto, pero éste nada de nada…espero que no haya nacido mudo y yo no lo sepa jeje..si es así, no hay ningún problema jajaja…de todas formas ya soy (como bien dices) su esclavo.

Muchas gracias por tomarte el tiempo de subir las fotos…Zeus es un perro hermoso y por lo visto educado. Anhelo poder llegar un día a decir lo mismo. A mi Dexter le pongo papel para que “haga” y cual? Todo lo empieza a morder, romper y dejar tirado por toda la casa…no, no, no.

Y de gatos luego hablamos…que me llamaban mucho la atención los de raza “exóticos”, la misma imagen que Garfield…¿los has visto?

Abrazos Paty, ya le di las rascaditas de panza a Dexter de tu parte.

Nyman dijo...

Miguelón,

Nada, el Chevy le huye a los perros. No sacó para nada el tacto de la mamá para con los animales. Lo pero de todo es que a dexter le encantan los niños y se le va encima cada que lo ve jajajajaja...

Y bueno, van de regresos los besos y abrazos para la prima española (¿es de allá Audrey?)

Cuidate mucho Miguel...por cierto, he estado cazandote en De Tarde pero nomás no te alcanzo! :o(

===================

Hola SinSal, que bien que encuentras divertido el blog...eso me alegra mucho más.

Saludotes hasta el sur.

==================

Geidy, no creas que le permito todo. Cuando hace sus desmanes lo saco a la zotehuela y ahí se me queda un ratin para que aprenda que está mal lo que hace.

Por otra parte, gracias por tu ofrecimiento para cuidarlo: NO SABES LO QUE DICES !!! jejeje pero te lo agradezco enormemente... y sí te voy a tomar la palabra un día de estos eh?

Abrazos para ti y tu familia y claro, para "Malteada" jejeje...

Patricia dijo...

Bueeeeenooo, justo yo que le hice propaganda a mi puroperro Zeus, su educación y toda la cosa... ayer, tuvimos un percance, un momento digamos, poco brillante en nuestras vidas. Entró a casa (a veces entra, pero él es feliz en su fondo correteando) y ¿qué hace el mozo? Levantó la pata en mi sillónnnnnn!!! Menos mal que la puntería no anduvo bien y no le embocó.

En fin... estuvimos algo así como 10 minutos enojados. Y después hicimos las paces.

Te cuento, Zeus no ladra nunca. Nunca, nunca. De hecho, cuando ladra me preocupa, porque suele ser: o un perro afuera que no es de su gusto, o un humano que idem.

Así que si Dexter es calladito, y si su ladrido es tan molesto llegado el caso... mejor que sea calladito.

Un beso
P.

Miguel Cane dijo...

Sí, Davis. La Audrey es nacida y criada aquí en Gijón.

Ahora que deja que te cuente, que me salió teatrera. ¡Más teatrera que Marga López! -- Cuando algo quiere y no se lo hago (sacarla a jugar a la playa, darle una galleta, irme a la cama) se pone a gimotear.

Pero en cuanto la apapacho, ¡se le pasa! ¡Es una teatrera, te digo!

Pero sí, dile al Dexter que le manda muchos besos su primita española. (Aunque la vez que soñé que Audrey hablaba, hablaba con voz tipludita y acento chilango... y como a mí no se me ha pegado el acento, le hablo a la mexicana)

Un abrazo, carnal.

Jeanne dijo...

Ummm me gusta Dexter....es precioso....me gustan los perros con locura...me gusta mi perro con locura total...

Estoy segura de que tu Beagle te traerá millones de momentos de ternura....otros no tan buenos...pero siempre, siempre y siempre los buenos momentos compensarán con creces a los malos...

Un saludo de A para D
Y otro de J para MD

;-)

AGRIPADO dijo...

TEEE AMOOOOO DEXTEEERRRRRR!!!! ESTAS DIVINO...HERMOSO...TIERNON ERES UNICO....GOD!!! YA SOY TU FAN.
SEGURO QUE NO PROTAGONIZASTE "mi amigo shiloh"? SIGUELE DESPEDAZANDO LAS PLANTAS ARTIFICIALES A TU PADRE DAVID PORQUE PA EMPEZAR HACIA RATO QUE YA NO LE LATIAN..je,je,je ASI QUE SIGUELE DANDO GUERRA.

MIDY dijo...

hola guapo,sta hermoso tu hijo,lastima k no tengas mas fotos de el.(mal padre) y asi dices quererlo,te lo ganaste:HOMBRES QUEMENLOS A TODOS.. Y X COMER EN LA CALLE,LUEGO SE ENFERMAN. JE,JE,JE,Besitos. Soy midy

Pequeña luna dijo...

Hola, leí atentamente lo que escrbiste y al leerlo, me reía porque es algo myy similar a lo que me está pasando. después de indagar por algún tiempo y por estar reacia a volver a tener una mascota por la perdida de mi pirata, un perrito dálmata. Tomé la decisión de adquirir un beagle; la verdad lo elegí porque me pareció que tienen una carita muy tierna. tengo tan solo 7 días de tenerlo, pero lo amo y me alegra la vida. Te felicito por tan linda decisión y no lo regales porque ellos son muy adorables, te dan cariño, te cuidan y son fieles amigos. Besos