25 diciembre 2007

Recuento de daños y aciertos


¿Qué tanto hice este año? Creo que nada relevante, siempre que hacer lo usual no sea relevante. Trabajar, tal vez con menos ánimo que antes pero no por ello en menor cantidad ó calidad. Siempre digo que el esfuerzo se reconoce, tarde o temprano y lo que obtuve, laboralmente hablando, este año…fue en parte debido a esta premisa.
2
Año de crecimiento, más personal que de otra índole. Sesiones psicológicas, muchas pláticas con gente que me estima, series de televisión que aunque suene extraño, me hicieron al menos abrir mi panorama mental un poco más. Y en la distancia, el tiempo… Es increíble lo que el tiempo puede hacer a favor (o en contra) según se mire, curando heridas ó al menos disminuyéndolas de profundidad.

Mientras escribo, recuerdo el momento en el que decidí acercarme a pedir ayuda psicológica, que más allá de crisis por depresión fue por tener una plática realmente objetiva con alguien ajeno a todo lo que me ocurría; “cada quién me daba su versión de las cosas de acuerdo a como le ha ido en la feria” y yo ya estaba fastidiado de andar como veleta sin saber bien que hacer ó a quién hacerle caso. El resultado, dentro de lo que cabe, ha sido satisfactorio, aunque siento que ya estoy cumpliendo mi ciclo con mí “doctora” y pronto tendré que decirle adiós.

Me he dado cuenta que me hace bien viajar, distraerme. Sería feliz trepado en un avión en forma continua y en 2007 viajé bastante. Bueno, con decirles que en este momento me encuentro felizmente en Guadalajara, tratando de pasar las fiestas navideñas y de año nuevo con mis dos únicas hermanas. Los tres juntos de nuevo, aunque con los papás a la distancia.

Año de reencuentros, de tranquilidad sentimental, de ver las cosas con otro punto de vista. Año de descubrimientos sexuales, de conocer más aristas en la personalidad de amistades, de rebelarme a cosas que antes no, de ser menor tolerante (mis límites era muy holgados, provocándome insatisfacción), de hacer y decir un poco más lo que realmente siento, pésele a quién sea.

Año de tratar de resolver pendientes tan mínimos pero tan prolongados que ya daba pena, como aprender a bailar, nadar, un curso de fotografía… algo he hecho al respecto y ya estoy planeando seguir con otros; en ese sentido me siento mejor pues me doy cuenta que lo difícil está en decidirse a hacer las cosas y en la constancia y fuerza de voluntad para terminarlas. Ya encarrerado, es fácil.

Año de retomar amistades que a pesar de lo que digan muchos, me hacen bien. Ya entendí que cada uno busca la felicidad de la manera que mejor puede, muchas veces confiando en el instinto, muchas veces siendo cauteloso usando la cabeza; ninguna de las dos asegura el éxito, así que más vale concientizarse de ello y entender que, más allá de darle gusto a todos los demás, quién finalmente permanece solo ó triste, es uno. Y es que a propósito de esto, he entendido que los descalabros que me llevo últimamente, no se comparan a los que sufrí hace casi dos años ni en intensidad ni en efectos y esto es por algo que se llama “madurez” que curiosamente se va adquiriendo en base a eso, descalabros, no por las vivencias de los demás. Ya estoy más calado y la forma de asimilar las cosas son –repito- distintas.

Pero como cada año que termina, mis pendientes vuelven a presentarse. Algunos permanecen intactos desde hace mucho tiempo y es hora de ir trabajando en ellos, poco a poco, sin prisas, ni angustias ó ansiedades. Hay que degustar esos pendientes mientras se realizan, saborearlos con toda la calma del mundo pues no se compite con nadie y esto es parte de nuestro crecimiento.
2
Estudiar un posgrado, leer más, ver más cine, convivir más con mis seres queridos, aprender otro idioma, darme en la madre y dejar cargas pesadas atrás que no me permitan avanzar (¿así o más diálogo de película barata?) jaja…

Ya en serio, el ánimo que tengo ahorita es distinto al de hace un año, recapitulo y vuelvo a caer en ‘el tiempo’, que pienso, ha sido uno de mis mejores aliados.

Leo mensajes por ahí ya de felicitación pues recién ocurrió el 1er aniversario de la aparición de este blog, pero mientras preparo tema conmemorativo (que espero postear a tiempo), quiero desearles a todos ustedes, una Feliz Navidad y un gran, en serio, gran Año Nuevo.
2
Un fuerte abrazo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Aprender otro idioma...

,,,,,,,,

Y que tengas un excelente año lleno de buenos sentimientos y emociones (entre todos que sobresalga la ternura... esa insustituible que nace y emana del corazón de tu mamá y tus hermanas).

,,,,,,,

Abrazote crujidor.

El de las comillas suspensivas,,,,

Filiberto dijo...

Hallo Herr Neimann,

Espero que te la estés pasando requetebién allá en la Perla de Occidente. Para el próximo 2008 te deseo todo lo mejor, incluyendo el que logres al menos la mitad de tus propósitos de Año Nuevo ;0D

Yo aquí toy, oyendo Wohldünt Mëm DëwëLëss - y escribiendo a los cuates, ahora que puedo.

Saludos y felicidades de nuevo.

Nyman dijo...

Faramir, sácame de la duda...eres tú el de las comillas suspensivas? Es que entre Ithilién, Anónimos y comillas, me pierdo! jeje

Gracias, gracias...especialmente por el abrazo crujidor, a veces hace falta.

======================

Hola Master Fili, sí..me la pasé bien. Es increíble como se pasan los días, recuerdo como planeaba el viaje y hoy y de regreso en Cancún.

Y pues vamos a ponerle ganas al asunto pá lograr de perdis la mitad de los buenos propósitos que mencionas jeje.

Te mando un abrazo mientras yo escucho...unos diálogos de la srie animada de EL CHAVO DEL OCHO en la tele...gulp!.