30 octubre 2007

La tiendita


Regresando de la oficina y sin tener algo relevante que hacer, me recosté, prendí la tele y empecé a sentir hambre. Me levanto, me dirijo a la cocina, abro el refrigerador y no hay gran cosa. Me acordé del chiste acerca del por qué los hombres casados están gordos y los solteros flacos y creo que sí aplica. Alcancé a ver que sólo había jitomates, cebolla y chiles y súbitamente se me vinieron a la mente unos huevos a la mexicana que aquí entre nos, los preparo bastante bien. Pequeño detalle, ningún huevo en la despensa…así que sin pensármelo mucho, decido ir a la tiendita que está a la vuelta de mi casa.

Mi estado de ánimo bastante bien, tranquilo…relajado. Mientras caminaba, pensaba que me pesa que el gimnasio al que asisto, no abra puertas los lunes, se me hace un desperdicio. En esas ando cuando entro a la tienda, digo: “buenas noches” y entro casi sin mirar buscando la mercancía. Me responden: “buenas corazón”, lo cuál me hace voltear sorpresivamente. No es muy usual que mi dependienta, una señora obesa que me recordaba siempre a Frida Kahlo, más por el perico que siempre traía en el hombro que por similitud física, me contestara de esa manera. Turbado (que no ‘mas’), encuentro un rostro desconocido, una señora morena con una actitud que me recordó a Ana Galienna en “El Marido de la Peluquera” esperando pacientemente por los clientes. Y trato de reconocer el lugar que tantas veces he visitado especialmente cuando no me ha dado tiempo de ir al súper formalmente a hacer mis compras. Esta tiendita es la de emergencia, cuando me siento a ver tele y busco “golo” (golosina) para endulzar la proyección de alguna película ó cuando noto que en el refri se acabó el yogurt ó como en este caso, los huevos.

Pero hay algo raro adicional a este saludo. El acomodo de la mercancía es distinto; ordenado… Veo más espacio y una calma inusual. Encuentro lo que busco y pido las piezas. No suelo meterme en la vida de los demás y menos preguntar cosas que a todas luces no son de mi incumbencia, pero este rostro nuevo que me observa me inspira confianza y le digo: “¿y la otra señora?” –en una clara muestra de que jamás, durante los 5 años que llevo viviendo en esta colonia, tuve el mínimo interés de preguntar su nombre, y prosigo: “¿ya no vive aquí?”…-“No” – me contesta. “Soy la nueva dueña”…sólo levanto la cabeza y emito algún sonido de mínima sorpresa.

“Son 12 pesos corazón” – me dice. Todavía en mi aturdimiento, alcanzo a decir algo amable ó eso creo: “con razón veo ordenado esto”, provocando una genuina sonrisa en esta mujer. Le doy las gracias y me retiro.

Camino a mi departamento y comienzo a darle vueltas al asunto. Y en instantes, esa tranquilidad con la que salí a comprar, se ha modificado tenuemente. Pienso en que ya no veré más a la anterior dueña a la que mi ex bautizó como “doña Petita”. Ni a su esposo, ni a su adolescente hijo. No más. “Ay tú, se fueron…” –pienso. Decisiones que toma la gente. Es curioso, son personas que salen de tu vida para otras incorporarse. Pienso que también yo me iré de esta colonia posiblemente en un par de meses, con nuevos rumbos y nuevos rostros por conocer.

Pongo mi compra en la mesa y en lugar de cocinar, me siento a pensar que la vida sigue, MI vida sigue, más allá de cualquier persona que se acerque o aleje de mi existencia. Creo que en el fondo extrañaré a “doña Petita”, tal vez algunos días ó semanas y a otra cosa; pero al menos hoy, me siento extrañamente afectado.

8 comentarios:

Wii dijo...

Ahh, mira, ¿qué tal? Lo que son las cosas, así es esto, acá en la plaza comercial donde trabajo he visto ir y venir varios negocios, algunos pocos tenemos varios años por acá.

Curiosamente a Doña Petita "me siguió" pues solía vender desayunos y jugos por las mañanas en las afueras de los separos de la PFP que están muy cerca de donde trabajo. Corrieron los ambulantes de por ahí y ahora se puso por la bodega de Chedraui, ahí es donde la he visto, con su esposo (dzzz) y su niño wero y guapito.

Allá donde vas a vivir no creo que vayan a poner tienditas pues no es ese tipo de zona... deberías hablarnos de tu nueva casa... "si, que cuente, que cuente..." //guino.

Abaxos y qué bueno leerte de nuevo, tus lectores te aclaman.

Yopix

Anónimo dijo...

IT'S ALIVE !

Nyman dijo...

Hola Wii,

Sí, le perdí la pista pues con el cercado que hicieron en la PFP, ya no vi ambulantes. Desconocía que ahora anduviese por rumbos de Chedraui, ya me daré una vuelta pá verla jeje...

No te creas, seguro alguien violará las reglas de este nuevo fraccionamiento al que me iré, nunca falta "la tiendita de la esquina"...

Ya les contaré de mis nuevos rumbos, que espero se den en cosa de uno ó dos meses.

Gracias por la flor final.

=o)

==============

Hola Peña, pus aquí andamos de nuevo...con nuevos bríos. Ya ví el contador mensual y es curioso como vino decreciendo jaja...Espero recuperar pronto a mi público cautivo jajajaja

Te mando abrazos.

Patricia dijo...

Hasta que al fin aparece el señor.

Yo pensaba al leer el comienzo del post, que la primera frase iba a ser así:

Regresando de la oficina y sin tener algo relevante que hacer, me dio por acordarme de mi blog y mis abandonados lectores...

Pero no... resulta que el susodicho estaba con hambre, nomás. :-D

Estás bien ya veo y me alegro. Por acá estamos... y esperamos las novedades de la mudanza, por supuesto.

Un abrazo!
P.

Ben dijo...

yay no se ha muerto el monsieur!
¿12 pesos? Wow! Que barata es la comida en México, creo que esas tienditas y los mercados son de las cosas que más extraño :(

¿A dónde te vas? Cuenta, cuenta

Abrazos muchos, corazón.

marichuy dijo...

Monsieur

Cuando leí que la señora corazoneadora te recordó a Ana Galienna en “El Marido de la Peluquera”, mi mente cochambrosa se relamió imaginado que nos ibas a relatar una historia harto sensual... pero oh¡ decepción... para mi mente cochambrosa; eso sí, el post te quedó lindo.

saluditos

Miguel Cane dijo...

Es curioso cómo desaparece la gente... a veces sin dejar rastro.

(Ñáñara)

Abrazos.

Y welcome back, welcome back, welcome baaaaack.

Nyman dijo...

Hola Paty,

Ya no me hagas sentir mal jeje que por eso no hice alusión a mi "regreso" a las actividades blogueriles (si, la verdad me puse casco para entrar de nuevo jaja)

Prometo pues poner próximamente novedades de mudanza, casa y cosas de la vida real.

Un abrazote hasta el sur del Sur.

==============

Ben,

Lo que no sabes es que sólo fui por 4 ó 5 piezas de huevo a la tienda, asi que echale cuentas jeje...

¿A donde me voy? Je, a un fraccionamiento nuevo de paquete en Cancún que se llama Villas del Arte...ya comentaré.

Abrazos Ben, que por dierto, MIL FELICIDADES por tu nominación al premio de mejor Blog latino...te lo mereces.

Seguimos en touch!

==================

Hola Marichuy, hazmela buena jejejeje que si hubiese sido Anna Galiena la mujer de la tienda igual y si le aventaba los canes y algo más (hay mujeres que si producen milagros gulp!) jajajaja

Te mando otro abrazo y gracias por leer el post.

====================

Hola MIGUEL,

Pues si, ya me dejaste inquieto con lo que dices, se me hace que tendré que chutarme la pelicula de Julie Christy y Donald Sutherland no? jeje...

Y pos, aquí andamos dear brother!

Abrazote.