21 agosto 2007

El precio de vivir en el paraíso



El título del post, es algo que se escucha con mayor frecuencia en Cancún, esta especie de peligro latente y psicosis controlada, me recuerda mucho la idea central de la película de M. Night Shyamalan: “La Aldea”, que supongo recuerdan muy bien, acerca de una pequeña comunidad cuya vida aparentemente felíz está delimitada por un bosque que la circunda y en donde habitan seres con los que se tiene una especie de pacto de no agresión que produce una cierta tranquilidad siempre que éste no se viole.

Bueno, pues en Cancún vivimos algo así. Los habitantes de este lugar ya estamos ‘caladitos’ con el asunto de los huracanes. El paso de los años y las experiencias previas han formado ya una cultura digna de presumirse. Los lugareños sabemos que hacer y con eso llevamos mucho de gane. Es evidente que la tecnología nos da ventaja sobre estos fenómenos naturales y no puedo imaginar lo que sucedería si no contáramos con el seguimiento satelital. Eso si, los daños materiales que sufrimos usualmente son al por mayor pero afortunadamente son nulas las pérdidas humanas.

Pero es curioso observar todos los fenómenos que pueden presentarse cuando se avecina un evento meteorológico de esta índole: compras de pánico, largas filas para comprar madera, gas y agua, alza de precios en artículos necesarios así como en comidas (la mayor parte enlatadas, por supuesto), todo mundo habla del evento y pareciera que toda la comunidad está informada a detalle de la ruta del huracán; observar ello es algo único.

Las noticias ‘amarillistas’ de los noticieros de la tele (esos de Televisa y Tv Azteca) contrastan tremendamente con lo que las televisoras locales transmiten y es verdaderamente de risa oír a López Dóriga decir que ‘Cancún fue evacuado’ cuando todo podría quedar más claro –para tranquilidad de muchos- si señalara que 'la zona hotelera de Cancún ha sido desalojada…'

Surgen los ‘Irachetas’ (compañeros de oficina que creen ser meteorólogos) que predicen hora y curso del huracán, que si el diámetro, que si el ojo, que si la manga del muerto. Todo contado con una convicción realmente contagiante que no hace más que ponernos a todos a tono con el asunto aunque la realidad no la tenga ni el mismo Gonzalez Canto (admirable su labor en este tipo de casos) y todo su equipo de trabajo.

Mientras me dispongo a pasar una larga noche (con los consabidos momentos de lucidez que surgen especialmente con estos eventos), espero el momento del corte de luz, suspensión del servicio de telefonía; momentos pues de quietud y silencio sepulcral aunque afuera pudieran surgir (como cuando Wilma) los ‘monstruosos gritos’ de una naturaleza que intenta entrar a mi casa. Me acomodo en mi cama pero la luz no se va, y la tele sigue transmitiendo su intermitente señal. Recuerdo que el auto hay que subirlo a una pequeña banqueta si no quiero que se inunde por las posibles lluvias torrenciales que se esperan y en un momento de total tranquilidad y nulo viento, me lanzo en boxers a la calle a moverlo para subir corriendo sin que algún vecino se de el consabido taco de ojo.

Pero no pasa nada y los pocos vientos que se sienten parecen juego de niños comparados con los de otras lluvias que han llegado días atrás a Cancún. Llamadas de familiares de otras ciudades que preguntan que ‘¿que tal?’ (ay Mecano!) se reciben a medianoche preocupados por las letanías Doriguescas que a veces en lugar de ayudar enturbian más el ambiente y provocan que Telmex se lleve más pesos a la bolsa.

Y amanece pero con un sol digno de provocar ganas de irse a dar un chapuzón a la playa. Una voz que esperaba su primer gran experiencia en esto de huracanes ‘categoría 5’ me dice con un dejo de decepción: ‘¿esto fue todo?’ respondo que sí aunque en el fondo no dejo de agradecer al todopoderoso que a pesar de haber permanecido 2 horas en las filas de una gasera, de haber gastado un poco más de lo normal en llenar mi despensa, de correr a buscar agua, de haber quitado cables y levantado mobiliario y equipo de cómputo en la oficina, de asegurar puertas y ventanas y haberme expuesto en el auto en las calles sin semáforos de Cancún; el ya mítico Dean no nos tocó ni con el pétalo de una rosa.
2

…es pues 'el precio de vivir en el paraíso'

13 comentarios:

Jose dijo...

Oye David...pero siento como que (los que vemos los sucecos a distancia o de oidas) los medios exageran en sus pinche comentarios no?. Me da chingos de coraje que se avienten una de reportajes sacando provecho de todo y hasta de la miseria humana para levantar el rating tanto de sus noticieros como de sus televisoras. Son un asco. Me indigna eso. De por si por eso mismo no veo ni al sr. de la torra ni al sr. dela doriga.

He dicho!.

Sigo leyendo tu texto...

jose dijo...

No habia leido lo de las televisoras, obedeciendo a tu comentario, pero si...asi es...pinche televisoras me dan asco. Y ayaandaba la sra. torra no?. Como no se la llevo el viento con toda y su bigota. Dios miaaaa!!.

El gusto que me da es que de sgeuro gastaron mucho en la logistica, en hoteles, en camargrafos, el propio sueldo de la sra. torra, y etc etc....y como dices tu..el viento ni les soplo.
Juar
juar
juar
juar
juar
juar

y la sra. dorigana.....a todo lo que da tambien.

Miguel Cane dijo...

Es un alivio saber que estás bien.

Uno se asusta, sabes. Por ti, especialmente.

¿Cómo va todo?

Cuando puedas, escribe.

Un abrazo.

M

Anónimo dijo...

Asi es David, afortunadamente no paso a mayores, y de hecho el lugar que sufrio el embate mas grueso, Chetumal, tambien salio bien librado.

Solo esperemos que este susto no se repita este año porque hay que recordar que todavia nos quedas mas de dos meses de temporada.

Saludos.
Toño.

Anónimo dijo...

¡Se cambian terremotos chilangos por huracanes! ¡Se cambian hoteles playeros desmadrados por segundos pisos que van a azotar como res! ¡Se cambian terremotos chilangos por huracanes! ¡Bara bara! ¡Bara Bara!

ben dijo...

Pues que bueno que estes bien y que esta en esta ocasión no les haya pegado directamente. Y claro que las televisoras siempre exageran, es así como venden, y es una pena que así sea :-/ Pero lo bueno es que estes bien

Muchos abrazos

Wii dijo...

Yo sabía que no entraría Dean, jeje, ay si.

Me dio risa ayer que estaba viendo el noticiero de Azteca (bueno, también cómo se me ocurre estar viendo eso) que es una suerte del panfleto De a peso hecho noticiero televisivo.

Te juro que Jorge Zarza se estaba meneando a propósito creando la ilusión de fuertes vientos en un Veracruz puerto por demás tranquilo y con unas olas relativamente en calma.

Para graficar el texto "los fuertes vientos tiraron letreros" hicieron una toma a un señalamiento de curva, obvia e intencionalmente superpuesto en su pedestal, y esperaron a que el viento lo tirara... de risa loca.

Salux

jose dijo...

Jajajajajajajjaja

Que risa!!.

Hay wii

Pero tienes razon. Accidentalmente escucho yo las noticias por que mi padre le encanta el arguende y en las mananas cuando ambos nos alistamos para irnos al trabajo quiera o no "escucho" no veo...cada pendejes que dicen.
Creo que en la manana andaba la 'fregosa' en Veracruz con una overola naranja a todo lo que da. Que horror!!!!

Pues yo bien padre en Reynosa...ya sintiendo el frio por las mananas del proximo otono...que ya quiero que llegue el invierno.

Arkturo dijo...

por quí también pasó, mi casa estuvo a punto de ser tirada del techo, la lámina es algo débil, y a momentos me hizo sentir una psicosis, que se veía contrastada con colores como los que pintan a "los Amantes del circulo polar", "el día después de mañana" y algún documental de Al Gore.

Nyman dijo...

Hola a todos,

Perdón por la tardanza pero de plano que ando metido de actividad en actividad y encima lo del huracán que aunque no nos tocó (en Cancún) con la fuerza que se esperaba, sí descontrola a medio mundo en sus actividades cotidianas...

Y si JOSÉ, WII y BEN, así es esto del drama televisivo. Suelo mover negativamente la cabeza cuando veo las noticias que se avientan López Doriga y Alatorre. Obviamente tienen que desquitar todo el despliegue técnico y económico de desplazarse al lugar de los hechos y llevar el drama a todo lo que da. De pena ajena, verdaderamente.

Obviamente mis familiares de otros lados ven esto y luego luego piensan que el fin del mundo empezará en Cancún...no manchen!

Y TOÑO, que alguien te oiga...la verdad leyendo las noticias el día de hoy, aseguran que los daños materiales se fueron a mil millones de pesos y creo que cerca de 5 vidas que se perdieron. Estos (aparte del asunto humano) eventos si pueden desequilibrar la economía de un país aunque especialmente de las comunidades afectadas. Ojalá y no nos llegue algo y que se termine este año sin otro huracán. Creo que no sería justo para nadie.

y al Anónimo con inicial de "F" que pidió el cambio de sismos por huracanes, sus plegarias fueron escuchadas al parecer porque a Dean se le antojó darle su remojada al DF jejejejeje...

Estimado "F", se le extraña por acá. No sé que es de su vida que lo mantiene tan alejado de la red ó igual trataré de escribir sobre cine a ver si distraigo su atención y me manda saludos más seguido jejeje...

Y por último, ARKTURO! Ya fui a tu blog a darme una vuelta. No sé que pasó pero la imagen principal no la pude ver (el encabezado) Me gustó el diseño, se ve padre. Ya te dejaré mis saludos por allá.

Y bueno, mala onda que te haya afectado en lo particular el huracán. Es horrible vivir un fenómeno de estos...verdad? Finalmente, que bien que no pasó a mayores y que estás bien junto con tu familia.

Te (les) mando un abrazo y regreso en poco tiempo, lo prometo.

Nyman dijo...

CANITO,

Gracias. Te escribiré pronto. Hoy (que anda mi jefe fuera de Cancún) espero actualizarme en estos asuntos blogueros pues me desconecté muchísimo. Ya haré acto de presencia en 'Alias Cane. Te cuento que fui a ver Hairspray y me gustó bastante...ya comentaremos.

Abrazos hasta Finisterre.

Patricia dijo...

Y claro. Algún precio tenían que pagar los que viven allí. ¿O se creían que era todo "de arriba" (gratis)?

Noooo, señores, noooo.

Me alegro de saberlos bien, David y Toño. Ya sé que las noticias a veces son bastante más sensacionalistas pero les juro, vi imágenes y si eso fue "ni el pétalo de una rosa" no quiero ni saber...

Cuídense.
P.

Nyman dijo...

Si Paty,

Lo que pasa es que luego las televisoras se van a los sitios con más desastre y empiezan a generalizar que así está todo cuando no es así.

Al menos con Dean a Cancún(que no a Chetumal, Majahual y demás zonas circunvecinas) no le pasó prácticamente nada.

Saludos al sur del sur.